14 de febrero de 2018, 22:55 p.m. / hace 9 meses

EXCLUSIVA-Decenas de oficinas de reasentamiento para refugiados cerrarán en EEUU

Por Mica Rosenberg

NUEVA YORK, 14 feb (Reuters) - Las agencias de reasentamiento de refugiados se están preparando para cerrar más de 20 oficinas en Estados Unidos y reducir las operaciones en más de otras 40, luego de que el Departamento de Estado les ordenara recortar sus actividades, según planes a los que Reuters tuvo acceso.

Los cierres programados, que están siendo revisados ​​por el Departamento de Estado para su aprobación final, se dan luego de que el presidente Donald Trump decidiera reducir drásticamente la cantidad de refugiados que se permitirán en el país en 2018.

El Departamento de Estado ha dicho que la caída en el número de refugiados, del máximo de 110.000 establecido por el Gobierno del expresidente Barack Obama a 45.000 para el 2018, significa que la nación ya no necesita las 324 oficinas de reasentamiento que estaban funcionando a fines del 2017.

El límite impuesto este año para los refugiados es el más bajo desde 1980.

Las oficinas, administradas por agencias privadas sin fines de lucro que tienen contrato con el Gobierno, brindan varios servicios, desde asistencia para encontrar vivienda y empleos hasta navegar en bancos, atención médica, matrícula escolar y otras complejidades de la vida en Estados Unidos.

Los opositores al programa de reasentamiento dicen que es más costoso reubicar a los refugiados en Estados Unidos que buscar ayuda para las personas desplazadas en el extranjero.

“Los cambios consolidarán afiliados más pequeños, reducirán costos y simplificarán las estructuras de gestión para ayudar a que el Programa Estadounidense de Admisión de Refugiados (USRAP, por su sigla en inglés) sea financieramente responsable y sostenible a largo plazo”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Cheryl Harris, en un correo electrónico.

Los refugiados pueden acceder a los servicios que brindan los centros de reasentamiento hasta cinco años después de su arribo, por lo que los cierres podrían afectar a miles de recién llegados, dijo Robert Carey, quien dirigió la Oficina de Reasentamiento de Refugiados bajo el mandato de Obama.

“La población no desaparece cuando apagas el grifo”, dijo Carey. “Si la intención es realmente que las personas se integren a la sociedad, entonces hacerlo va en contra de esa intención”, agregó.

El Gobierno de Trump ha dicho que quiere que los refugiados se integren rápidamente, tanto para promover la seguridad nacional como para que puedan ser autosuficientes.

“Nunca hemos visto un recorte de este tamaño ni tampoco de este impacto”, dijo Hans Van de Weerd, un ejecutivo del Comité Internacional de Rescate, una de las nueve agencias de reasentamiento.

Si bien el tamaño del programa de refugiados ha fluctuado a lo largo de los años, nunca ha visto un recorte general en decenas de oficinas en tan poco tiempo, señaló.

Van de Weerd agregó que los recortes podrían dificultar que Estados Unidos aumente las cifras de refugiados en el futuro. “Se necesitaron años para desarrollar esta capacidad”, dijo. “Una vez que se desmonta, no es fácil construirla de nuevo”.

Algunos de los cierres propuestos están en ciudades con más de una oficina de reasentamiento, pero otros están en sitios donde los residentes no tendrán otro lugar para acudir.

Las dos oficinas de reasentamiento en Luisiana cerrarían y la única en Hawái tendría que reducir drásticamente sus operaciones, según los planes desarrollados por las agencias.

Si bien la única oficina en Hawái permanecerá abierta para continuar prestando servicios, no aceptará nuevos refugiados y, como resultado, recibirá muchos menos fondos del Gobierno para ayudar a los que ya viven en el estado, dijo Eskinder Negash, jefe interino del Comité Estadounidense para Refugiados e Inmigrantes, que se asocia con el centro del estado.

CORTES NACIONALES

Los planes para cerrar oficinas surgieron luego de una reunión el 1 de diciembre entre funcionarios del Departamento de Estado y representantes de las agencias de refugiados.

El Gobierno les dijo que las oficinas que esperaban manejar a menos de 100 refugiados en el año fiscal 2018 ya no estarían autorizadas a reasentar a los recién llegados.

Como respuesta, las agencias elaboraron propuestas para cerrar algunas oficinas y reducir las operaciones de otras.

Además de los cierres, 11 nuevas oficinas planificadas, dos en el estado de Washington y otras en lugares que van desde Nuevo México hasta Indiana, ya no abrirán sus puertas en 2018.

Al principio de su Gobierno, Trump emitió una orden ejecutiva que prohibía temporalmente la entrada de todos los refugiados, lo que fue cuestionado en los tribunales, pero finalmente se implementó con algunas revisiones.

Desde entonces, se sumaron nuevos procedimientos de revisión de antecedentes para los refugiados y familias que solicitan ingresar a Estados Unidos desde ciertos países considerados como riesgosos para la seguridad.

Los procedimientos de revisión de antecedentes reducirían significativamente el ritmo de los arribos, según organizaciones de refugiados, y es probable que Estados Unidos no llegue a su límite para el año de 45.000 refugiados.

En enero, 1.385 refugiados fueron admitidos, en comparación con los 6.777 registrados en el mismo mes del 2017 y con los 4.376 en enero de 2016, según estadísticas del Gobierno.

Por Mica Rosenberg; Reporte adicional de Yeganeh Torbati, Editado en español por Juana Casas

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters.
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below