10 de octubre de 2014 / 14:58 / en 3 años

Niños cubanos se preparan para el circo y un futuro mejor pago

Por Daniel Trotta

LA HABANA, 10 oct (Reuters) - En un cine abandonado de un barrio obrero de La Habana, unos 70 niños cubanos, mayores de 9 años, persiguen su sueño de unirse al circo.

Los aspirantes a convertirse en acróbatas escalan una cuerda mientras jóvenes malabaristas lanzan objetos de un lado a otro. Algunos realizan saltos gimnásticos en la cama elástica o en las barras paralelas. Nadie parece tener en mente las condiciones ruinosas del lugar mientras el clima sea favorable.

Varias láminas de acero han desaparecido por la fuerza del viento en el techo que está al descubierto en algunas partes.

"Desde chiquita (pequeña) siempre decía, yo quiero ser del circo", dijo Daniela Rodríguez, de 12 años, a quien le gusta el entrenamiento en condiciones de altura.

"Al principio me daba un poco de miedo, pero ya no", agregó.

El circo es una lucrativa carrera y una rara oportunidad para que los cubanos puedan ganar dinero en la isla comunista.

Artistas circenses cubanos que trabajan en el extranjero ganan un mínimo de 800 euros (unos 1.015 dólares) al mes, y por lo general obtienen mucho más que eso, una fortuna en comparación con los magros salarios al regreso a casa.

Odelmi Hernández, de 42 años, y quien trabajó como payaso de circo por un tiempo breve, guía a los estudiantes durante las tres horas diarias de entrenamiento en la escuela de La Habana, a donde asisten niños que a veces necesitan viajar dos horas para llegar.

"No todos, pero una gran cantidad de estos niños vienen en desventaja, de mala conducta, de madres y padres divorciados con conflictos en las familias", dijo Hernández, a quien todos le llaman Kiko.

"A través de este proyecto, los incorporamos a la vida social. A partir del circo se les enseñan valores", señaló.

En una jornada reciente, el programa incluía ejecicios físicos, de flexibilidad, barras paralelas y carreras para la mayoría de los estudiantes vestidos con trajes gimnásticos.

Un adolescente buscaba la posición de equilibrio sobre una tabla ubicada sobre un cilindro y saltaba la cuerda con los ojos vendados, con la joven Daniela sobre sus hombros.

"Mi corazón está aquí", dijo Ivette Rivera, señalando su garganta mientras miraba a su hija participar en el acto acrobático.

Rivera dijo que su hija espera ingresar en la Escuela Nacional de Circo de Cuba y luego realizarse profesionalmente aunque eso implique estar largos períodos en el extranjero.

"Me da miedo, pero es lo que le gusta a ella", dijo Rivera. "La acompaño hasta el aeropuerto si llega. Está luchando por su sueño", añadió.

La formación circense para los jóvenes es bastante común a nivel internacional ya sea como recreación, entrenamiento o una carrera profesional.

"La educación a través del circo está en aumento en todo el mundo", dijo Amy Cohen, director de la Organización de Circos de la Juventud de América, con sede en Estados Unidos.

Las giras del Circo Nacional de Cuba como compañía también permite contratar a sus talentos para trabajar en empresas como Ringling Brothers y el Cirque du Soleil.

A pesar de que el Estado cubano adquiere una parte de sus contratos, el circo ofrece a los estudiantes una profesión claramente definida, dijo José Manuel Cordero, portavoz del Circo Nacional de Cuba.

"Saben que en el circo ellos tienen un futuro como personas, futuro como artistas. Y triunfan en lo que les gusta", dijo Cordero. (Reporte de Daniel Trotta. Traducción en La Habana de Nelson Acosta, Editado por Juana Casas; REUTERS NAB JIC)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below