13 de noviembre de 2013 / 2:17 / en 4 años

México se acerca a reforma electoral que abriría la puerta a reforma energética

Por Dave Graham

MEXICO DF, 12 nov (Reuters) - El PRI, el poderoso partido gobernante de México acusado años atrás de establecer una “dictadura perfecta”, está hoy cerca de un acuerdo que podría debilitar la figura presidencial y fortalecer al Congreso con tal de ganar votos para aprobar una audaz reforma energética.

Se espera que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sus rivales de oposición develen pronto el proyecto de una reforma destinada a otorgar al Congreso una mayor supervisión del Gobierno y permitir que los legisladores puedan ser reelegidos por periodos consecutivos.

Presentada como un paso adelante para la democracia, la reforma político-electoral es una moneda de cambio para el plan más ambicioso del presidente Enrique Peña Nieto: cambiar la constitución para permitir el ingreso de más capital privado en la industria petrolera, actualmente controlada por el Estado.

Para lograr este cambio, Peña Nieto necesita dos tercios de los votos en el Congreso, pero el PRI ni siquiera cuenta con mayoría lo que lo hace dependiente de la ayuda de una oposición ávida de reducir el prolongado dominio del partido en México.

Es muy probable que los votos faltantes para la reforma energética vengan del conservador Partido Acción Nacional (PAN), que ha puesto como condición para su apoyo aprobar primero la reforma electoral, algo que estaría muy cerca de hacerse realidad.

“Hemos avanzado prácticamente 100 por ciento”, dijo a Reuters José María Martínez, vicecoordinador del PAN en el Senado, que agregó que espera un acuerdo preliminar sobre la reforma electoral esta semana.

Importantes figuras del PRI, el PAN y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) han dicho que están de acuerdo con la mayor parte de la reforma, mientras que el líder del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, dijo el martes a una radio local que el proyecto podría ser votado la próxima semana.

De aprobarse, la propuesta pasaría a la cámara baja, incrementando la posibilidad de un acuerdo para la reforma energética este año.

La disputa política en torno a la reforma energética, que enfrenta una fuerte oposición de la izquierda, ha planteado dudas acerca de si el Congreso podrá aprobar la ley este año.

Pese a ello, Martínez del PAN dijo que las conversaciones sobre la propuesta energética habían avanzado significativamente en semanas recientes, mientras que el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio, dijo el martes a la emisora local Radio Formula que ha visto “voluntad” del Congreso de aprobarla este año.

Parece poco probable que la reforma electoral pueda generar un cambio importante como el que busca el PAN, con una segunda vuelta entre los candidatos que ocupen los dos primeros lugares de las elecciones presidenciales.

“No está en la agenda por lo menos por la parte del PRI”, dijo Enrique Burgos, senador del PRI que preside el comité responsable de asuntos constitucionales en la cámara alta.

REELECCION DIRECTA

Aquello que sí estará incluido son cambios para revertir la prohibición de la reelección consecutiva de legisladores en el Congreso, una regla que en América Latina solo se aplica en México y Costa Rica.

Los senadores tendrían la opción de servir por dos periodos consecutivos de seis años, mientras que los miembros de la cámara baja podrían permanecer en el parlamento por un máximo de tres o cuatro periodos de tres años en total, de acuerdo con legisladores involucrados en las conversaciones.

Actualmente, los legisladores solo pueden permanecer en el Congreso saltando de una cámara a otra por un máximo de nueve o 12 años.

Los partidos dicen que ninguno de los actuales miembros del Congreso será elegible para la reelección bajo las nuevas reglas.

La reforma contempla cambiar la constitución para permitir que los estados decidan si abren paso a la reelección directa de alcaldes y diputados en las legislaturas estatales, dijo Burgos.

Pero la reforma también podría acabar con la figura de “el presidente omnipotente” creada por el PRI, dijo Jesús Ortega, ex presidente del PRD y uno de los principales negociadores de su partido.

Cambiar la ley electoral ha sido un objetivo perenne de los partidos de oposición, con el fin de erosionar la base de poder que el PRI ha mantenido desde que sus fundadores consolidaron el sistema político establecido después de la revolución mexicana.

Fue tan exitoso el PRI en aferrarse a las riendas del poder desde 1929 que el escritor peruano Mario Vargas Llosa acuñó en 1990 la célebre frase “dictadura perfecta” para referirse al prolongado mandato del partido en México.

Después de gobernar durante 71 años consecutivos, el PRI se había convertido en sinónimo de corrupción, autoritarismo y crisis económica. En 2000, el PAN ganó su primera elección presidencial.

A nivel local y estatal, sin embargo, el PRI sigue siendo la fuerza dominante en la política mexicana y el PAN nunca fue capaz de asegurar una mayoría absoluta en el Congreso.

Un estancamiento legislativo y un creciente número de víctimas de la lucha del gobierno panista contra las bandas de narcotraficantes abrieron la puerta para el regreso del PRI en 2012, pero el triunfo de Peña Nieto en los comicios presidenciales no le devolvió al partido la fuerza dominante del pasado.

Por primera vez, el PRI fracasó en conseguir mayoría en ambas cámaras del Congreso tras ganar la elección presidencial.

Para evitar una parálisis legislativa, Peña Nieto hizo un pacto con los líderes del PAN y el PRD. A cambio de su ayuda en los esfuerzos de modernización de la economía, les otorgaría concesiones como la reforma electoral.

Sin embargo, el Congreso todavía está dividido. Ningún partido ha mantenido mayoría desde que el PRI perdió el control en las elecciones intermedias de 1997.

Legisladores dicen que es probable que la reforma electoral contenga reglas para establecer coaliciones formales entre los principales partidos, siempre y cuando el presidente decida formar tales gobiernos.

“También vamos a establecer que el Senado apruebe el plan nacional de desarrollo y también apruebe las estrategias de seguridad”, dijo Martínez del PAN.

La reforma también apunta a crear un organismo electoral nacional más poderoso, pero dicha propuesta ha encontrado resistencia en los estados gobernados por el PRI, que no están dispuestos a renunciar al control que tienen sobre el resultado de elecciones cerradas, dijo Ortega del PRD.

“Lo llamo la resistencia de los barones”, agregó. (Con reporte adicional de Adriana Barrera, Lizbeth Díaz y Miguel Angel Gutiérrez. Traducido por Jean Luis Arce)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below