16 de junio de 2013 / 2:53 / en 4 años

ACTUALIZA 1-Redada de policía en parque de Estambul desata una noche de disturbios

* Primer ministro había advertido que plaza sería desalojada

* Manifestantes piden su renuncia

* Partido de Gobierno prepara acto para el domingo

* Confederación sindical llama a huelga nacional para el lunes (Actualiza con protestas callejeras, detalles cambia firma de autor)

Por Ayla Jean Yackley y Seda Sezer

ESTAMBUL, 15 jun (Reuters) - Miles de turcos tomaron las calles de Estambul en la madrugada del domingo levantando barricadas y encendiendo fogatas, después de que la policía antimotines desalojara con gases lacrimógenos y cañones de agua un parque que desde hace dos semanas es el corazón de las protestas contra el Gobierno.

Filas de policías respaldadas por vehículos blindados acordonaron la Plaza Taksim, en el centro de la ciudad, mientras oficiales tomaban el sábado el adyacente Parque Gezi, donde manifestantes han estado acampando.

El primer ministro Tayyip Erdogan había advertido horas antes que las fuerzas de seguridad despejarían la plaza, el centro de feroces protestas contra el Gobierno que se extienden desde hace más de dos semanas por el país, a menos que los manifestantes se retiraran antes de un acto del partido gobernante en Estambul previsto para el domingo.

“Tenemos nuestro acto en Estambul mañana. Lo digo claramente: la Plaza Taksim debe ser evacuada, de otra manera las fuerzas de seguridad de este país saben cómo evacuarla”, dijo a decenas de miles de simpatizantes en un acto en Ankara.

Los manifestantes salieron a las calles en varios barrios de Estambul después del asalto al Parque Gezi, arrancando vallas de metal, alineando piedras y carteles publicitarios para armar barricadas, y encendiendo fogatas con basura en las calles.

Algunos cantaban: “Tayyip, renuncia”.

Imágenes televisivas mostraban a grupos de manifestantes bloqueando una importante autopista hacia el aeropuerto Ataturk en el límite oeste de la ciudad. En el este de Estambul, cientos de personas marchaban camino al principal puente que cruza el Bósforo hacia Taksim.

Otros miles salieron en el barrio de clase trabajadora de Gazi, que protagonizó grandes choques con la policía en la década de 1990. Manifestantes también se reunieron en Ankara alrededor del céntrico Parque Kugulu.

Una importante confederación sindical del sector público, KESK, que tiene unos 240.000 miembros, dijo que llamaría a una huelga nacional para el lunes. Y otra agrupación sindical dijo que estaba manteniendo una reunión de emergencia para decidir si se sumaba al llamado.

“Un millón de personas a Taksim”, una llamada para más protestas contra el Gobierno para el domingo, se había convertido en un tema de tendencia en la red social Twitter.

“La brutalidad policial apunta a limpiar las calles de Estambul para despejar el camino para la reunión de Erdogan mañana”, dijo Oguz Kaan Salici, el presidente en Estambul de la mayor agrupación política opositora, el Partido Republicano del Pueblo.

“Aún así les saldrá el tiro por la culata. La gente se siente traicionada”, agregó.

NUBES DE GAS LACRIMOGENO

Una redada similar de la policía contra manifestantes pacíficos hace dos semanas en el Parque Gezi provocó una ola de protestas sin precedentes contra Erdogan, llevando a nacionalistas, profesionales, sindicalistas y estudiantes a las calles para denunciar lo que consideran un estilo autocrático.

La agitación social, con la policía noche tras noche disparando gases lacrimógenos y cañones de agua a los manifestantes que les arrojan piedras en ciudades como Estambul y Ankara, dejó cuatro muertos y alrededor de 5.000 heridos, de acuerdo con la Asociación Médica Turca.

Manifestantes en pánico huyeron a un elegante hotel ubicado detrás del parque, muchos de ellos vomitando mientras las nubes de gas lacrimógeno y estallidos de lo que testigos aseguraban que eran bombas de estruendo -diseñadas para crear confusión más que heridas- envolvían al parque.

“Intentamos huir y la policía nos persiguió. Fue como en la guerra”, contó a Reuters Claudia Roth, presidenta adjunta del Partido Verde alemán, que había ido al Parque Gezi para mostrar su apoyo.

Las manifestantes del Parque Gezi, que se oponen a los planes del Gobierno de construir una réplica de barracas de la era otomana allí, han desafiado reiterados pedidos para dejar el lugar pero han comenzado a reducir su presencia en el parque tras reuniones con Erdogan y autoridades locales.

“Esto es increíble. Ya han sacado las pancartas políticas y estaban reduciendo su presencia en el parque a algo simbólico”, dijo a Reuters Koray Caliskan, un especialista en ciencias políticas de la Universidad Bósforo, a un costado del parque Gezi.

ERDOGAN DESAFIANTE

Erdogan dijo a los manifestantes el jueves que dejaría en suspenso los planes de construir las barracas hasta que una corte de un fallo sobre el tema. Fue una posición más conciliadora, después de dos semanas en las que descalificó a los manifestantes y dijo que los planes seguirían adelante de todos modos.

Pero en el primero de los dos actos de este fin de semana de su partido AK, volvió a su tono desafiante, asegurando a sus seguidores en Ankara que aplastaría a sus rivales en las elecciones del próximo año.

La intervención de la policía poco después del discurso de Erdogan tomó a muchos por sorpresa en una concurrida noche alrededor de Taksim, uno de los principales centros de reunión social de Estambul.

Sobre todo después de que el presidente Abdullah Gul, que ha tenido un tono más conciliador que Erdogan, dijera más temprano el sábado que las conversaciones estaban progresando bien.

Erdogan ha sido durante mucho tiempo el político más popular de Turquía, con su partido AK tres elecciones seguidas, cada vez con un porcentaje mayor de votos, pero sus críticos lo acusan de ser cada vez más autoritario.

El primer ministro ha dicho que los actos del Partido AK en Ankara y Estambul buscan dar el puntapié inicial para las elecciones locales del próximo año y no están relacionados con las protestas, pero son considerados por muchos como una demostración de fuerza ante las manifestaciones. (Reporte adicional de Daren Butler, Can Sezer, Asli Kandemir y Evrim Ergin en Estambul, y Jonathon Burch and Humeyra Pamuk en Ankara.)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below