15 de mayo de 2012 / 15:33 / en 6 años

JUEGOS-Dos generaciones clavadistas México buscan oro olímpico

Por Carlos Calvo y Rafael Castillo

MEXICO DF, 15 mayo (Reuters) - La energía, algarabía y ganas de triunfar que invaden a la adolescente Carolina Mendoza se mezclarán con la tranquilidad y experiencia de la campeona mundial Paola Espinosa en el equipo mexicano de clavados que competirá en los Juegos Olímpicos de Londres.

Con apenas 14 años, Mendoza ganó en febrero su boleto a la justa olímpica en la Copa del Mundo celebrada en Londres, evento donde también Espinosa logró su pase a los Juegos.

“La verdad es que todavía no me lo creo, hay un entrenador que me dice que hice algo increíble que nadie había logrado, pero yo estoy muy normal, contenta y emocionada, sigo entrenando para llegar a juegos olímpicos con un buen nivel”, dijo Mendoza a Reuters en una entrevista reciente.

“Sé que soy la más pequeña pero sigo siendo una competidora, voy por lo mismo (medalla), voy a dar lo mejor de mí y cumplir mis sueños, y a mi edad creo que lo voy a disfrutar mucho. Cada día que me levanto digo que soy la mejor y entreno para serlo”, agregó la deportista que hace poco cumplió 15 años y será la representante más joven de su país en Londres.

Con una gran energía y siempre sonriendo, va de un lado a otro en el complejo deportivo donde entrena y ya vislumbra su futuro participando en varias olimpíadas.

“Igual después de ir a cinco juegos olímpicos creo que ya formaré una familia o algo así”, agregó Mendoza, quien aún no decide qué carrera estudiar, si medicina o comunicación.

Al contrario de Mendoza, la medallista de bronce en Pekín 2008 Paola Espinosa se muestra más cauta y prefiere ir paso a paso antes de vislumbrar su futuro en el que descarta ser entrenadora.

“Sería muy temprano decirte lo que va a pasar, a mí sí me gusta ir paso a paso, y hasta ahorita mi meta son estos juegos olímpicos. No podría decirte cuántos, pero no importa la cantidad, sino que te vaya bien y que des un buen resultado en cada uno de ellos”, dijo a Reuters.

TRADICION

La disciplina de clavados, que ha dado varias medallas en Juegos Olímpicos desde el bronce conseguido por Joaquín Capilla en Londres 1948, proviene de la tradición que desde 1934 se realiza en “La Quebrada”, un acantilado de 35 metros de altura ubicado en el puerto de Acapulco, desde donde se lanzan los nativos de ese lugar exponiendo su vida.

En ese tradicional lugar se realiza cada año el campeonato mundial de clavados.

“Creo que México tiene talento para hacer este deporte, físicamente somos fuertes y rápidos, y lo que hemos tratado de cambiar es la mentalidad del clavadista mexicano. Antes íbamos a ver qué pasaba, ahora ya creen que las cosas se pueden hacer y que se pueden lograr”, aseguró Espinosa, quien competirá en la plataforma de 10 metros.

La deportista, campeona centroamericana, panamericana y mundial, asegura que su camino ha sido complicado y que de alguna manera ella abrió las puertas para que los clavadistas mexicanos destaquen cada vez más.

“A mí no me abrieron puertas, tuve que abrirlas, y estoy satisfecha porque nadie me ha regalado nada. Siempre me gustó hacer este deporte y si me hubiera tenido que dedicar a otro creo que no me hubiera gustado tanto como éste”, apuntó Espinosa, quien empezará sus competencias olímpicas el 31 de julio.

Pero la misión en Londres no será fácil, pues Espinosa y Mendoza tendrán enfrente a las chinas, encabezadas por Chen Ruolin, de 19 años, quien es señalada como favorita para subir a lo más alto del podio y repetir el oro olímpico.

Además de Ruolin, el equipo chino también cuenta con Hu Yadan, de 16 años.

“Los Juegos Olímpicos son una competencia totalmente distinta a las que vivimos día con día, no te puedo decir un país, obviamente las chinas son las rivales a vencer, pero finalmente cualquiera puede ganar y dar la sorpresa”, comentó Espinosa.

“Tengo muchísimos sueños, ahora es ganar una medalla, son barreras que tienes que romper para poder llegar hasta donde quieres”, dijo por su parte Mendoza.

Y para lograrlo, la jovencita mexicana tiene una cábala, que es la de usar en sus competencias el traje de baño de una amiga que falleció en un accidente automovilístico.

“Siempre que compito traigo un traje de una amiga que falleció hace un año, se llamaba Diana Díaz”, apuntó. (Reporte de Carlos Calvo, editado por Javier Leira)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below