28 de marzo de 2012 / 16:38 / en 6 años

PERFIL-Peña, la cara joven para regreso del viejo PRI mexicano

* Despierta locura entre las mujeres

* Críticos dicen que es producto de la mercadotecnia

* Tiene imagen juvenil pero representa al añejo partido

Por Anahí Rama

MEXICO DF, 28 mar (Reuters) - Con una imagen impecable que despierta euforia entre las mujeres como si fuera un cantante famoso, el joven abogado Enrique Peña Nieto se encamina viento en popa a recuperar en julio el poder en México para un partido visto por años como culpable de todos los males del país.

El opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México por 71 años hasta el 2000, fue llamado por el escritor peruano Mario Vargas Llosa como “la dictadura perfecta” porque pudo perpetuarse en el poder utilizando mecanismos de control y muchas veces fraude, pero realizando elecciones.

El partido, surgido de la revolución de 1910, perdió el poder hace 12 años entre una población que, harta de sus prácticas, pedía un cambio.

Pero ahora Peña, un ex gobernador de 45 años, parece haber encontrado la fórmula para que los mexicanos perdonen al PRI y le den de nuevo un voto de confianza.

Siempre peinado con gel, copete levantado y vestido de punta en blanco, Peña se formó políticamente en torno a lo que analistas llaman el Grupo Atlacomulco, visto como la vieja guardia del PRI, un partido representado por caricaturistas con un dinosaurio de pesada cola.

La agrupación, cuya existencia niegan los líderes del PRI, está integrado supuestamente por ex gobernadores del Estado de México que nacieron en el pueblo de Atlacomulco durante las últimas siete décadas.

Alrededor del grupo, en el que varios integrantes son familiares, se tejen historias de traiciones, sobornos, compra de votos y asesinatos. Incluso se cuenta que una vidente les predijo que de Atlacomulco saldrían al menos seis gobernadores y uno de ellos llegaría a ser presidente.

Tal como van las encuestas, que Peña lidera con una ventaja de hasta 19 puntos sobre la candidata oficialista Josefina Vázquez Mota, es él de quien hablaba la adivina.

A su favor juegan la desilusión con el gobernante Partido Acción Nacional (PAN), que no logró crear los empleos prometidos durante los mandatos de Vicente Fox (2000-2006) y el actual de Felipe Calderón, en cuyo Gobierno además se desató una espiral de violencia de los cárteles del narcotráfico luego de que el mandatario lanzara una campaña frontal para combatirlos.

En un país donde pueblos enteros viven aterrorizados por el crimen organizado y la pobreza alcanza a casi la mitad de la población, de 112 millones de habitantes, Peña Nieto ha logrado llegar a la cima de la popularidad, aún sin presentar por ahora propuestas novedosas para los dramáticos problemas del país.

Peña habla de construir un Estado eficaz, impulsar el crecimiento económico y modernizar la petrolera estatal Pemex, la principal fuente de ingresos el país, pero está poco claro cómo logrará aprobar las reformas necesarias y lidiará con el clima de inseguridad reinante que ha ahuyentado inversiones.

EL LUIS MIGUEL DE LA POLITICA

Sus críticos dicen que se trata de un político creado a fuerza de apariciones en la televisión desde que era gobernador del Estado de México, el más rico y poblado del país, y gastaba un dineral en promover sus acciones de gobierno.

Por el otro lado, sus simpatizantes lo ven como un político que realizó muchas obras públicas en el estado y perciben en él una persona confiable y cercana por su estilo de aproximarse a la gente y dejarse abrazar, besar y tomar fotos con quien se lo pida en cualquier acto público.

Algunos colaboradores lo describen como un jugador de equipo, pragmático y buen gerente, que ha sabido rodearse de gente competente, no de amigos.

Está casado en segundas nupcias con una actriz de telenovelas, Angélica Rivera, y reconoció que tuvo dos hijos fuera del matrimonio mientras estaba casado con su primera esposa, con la que tuvo tres.

Pero estas revelaciones no han hecho mella en la popularidad de quienes lo llaman el “Luis Miguel” de la política por ser bien parecido y porque sus partidarias pierden la cabeza por él en los mítines.

Durante su campaña a gobernador en el 2005, llegaron a gritarle “¡Enrique, bombón, contigo hasta el colchón!” y, cual cantante, tiene clubes de fans por todo el país.

“Es joven, se ve bien y tiene presencia para gobernar. A lo mejor tiene buenas ideas”, dijo Teresa Cortés, un ama de casa de 50 años quien sin embargo mostró dudas sobre lo que implicaría un regreso del PRI y dijo que la desilusionó un incidente en el que Peña no supo contestar tres libros que lo hubieran marcado.

El episodio, además de otro en el que no supo el precio de la tortilla -base de la dieta mexicana- y respondió “No soy la señora de la casa”, lo hicieron blanco de críticas y burlas en las redes sociales, donde fue tachado de poco culto y machista.

Sin embargo, Peña no es sólo una cara bonita. Ha sabido lidiar con los intereses de los distintos y poderosos grupos que conforman la maquinaria del partido y apartado a figuras que podrían perjudicar su camino al sillón presidencial, como el ex presidente del PRI Humberto Moreira.

Moreira, que había asumido en marzo como líder del partido, fue sustituido por Pedro Joaquín Coldwell en diciembre cuando el Gobierno lo puso en la mira por supuesto endeudamiento ilegal en el estado de Coahuila cuando era gobernador. (Reporte de Anahí Rama. Editado por Silene Ramírez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below