5 de diciembre de 2016 / 11:42 / en un año

Trump tendrá amplias atribuciones para implementar políticas de inmigración, señalan expertos legales

NUEVA YORK/WASHINGTON, 5 dic (Reuters) - El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, podrá poner en práctica muchos de los cambios a las políticas de inmigración que prometió durante la campaña de forma unilateral, usando los mismos poderes ejecutivos por los que criticó con dureza a Barack Obama.

Pero mientras la mayor parte de las medidas dadas a conocer en un plan de 10 puntos de su equipo de transición podrían ser puestas en vigor sin aprobación legislativa, su implementación total requeriría la venia del Congreso, dicen expertos legales.

Dos piezas centrales del plan de Trump son la deportación de inmigrantes que están en el país ilegalmente y el fin de la práctica de detenciones breves de aquellos que cruzan la frontera ilegalmente y esperan audiencias judiciales.

El cambio de esas políticas podría darse con nuevas directivas para los agentes en terreno, pero esas decisiones serían muy caras ya que requerirían una gigantesca expansión de las cortes migratorias y la infraestructura para retener a los inmigrantes, dijo Stephen Yale-Loehr, un experto en inmigración.

Un alza de las deportaciones requeriría más personal para investigar, detener y procesar a los apuntados. Además, poner fin a la liberación de los inmigrantes no será fácil debido a que un reciente fallo judicial ha prohibido detenciones mayores a 20 días para adultos y niños que viajan juntos.

El equipo de transición de Trump no ha explicado cómo el presidente electo planea implementar sus planes. “Él está muy enfocado en nombrar su gabinete”, dijo Jason Miller, portavoz del grupo de trabajo. “Habrá mucho tiempo para discutir temas específicos tras la asunción”.

En tanto, fiscales demócratas y grupos de derechos civiles preparan argumentos legales para tratar de detener los decretos con los que Trump podría implementar algunas de sus propuestas, un problema similar al que afrontó Obama de parte de fiscales republicanos y grupos conservadores cuando actuó para tratar de detener la deportación de 5 millones de inmigrantes.

Entre las promesas más fáciles de cumplir para Trump estará dejar sin efecto los decretos de Obama al eliminar la política de 2012 del demócrata que permite que quienes entraron al país como inmigrantes ilegales siendo niños puedan postular para permisos de trabajo, algo que el magnate prometió derogar.

Negarle visas a personas provenientes de países que no tienen controles adecuados, otro punto del plan migratorio de Trump, también sería fácil, ya que bajo las leyes actuales el Gobierno puede suspender unilateralmente la entrega de papeles a individuos o grupos cuya llegada sea considerada “contraria a los intereses de Estados Unidos”. (Reporte de Mica Rosenberg y Julia Edwards Ainsley. Editado en español por Javier Leira)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below