9 de noviembre de 2016 / 7:52 / en un año

RESUMEN 6-Trump emprende rumbo a la Casa Blanca; Clinton y Obama prometen ayuda para reunificar EEUU

* El empresario gana en su primera postulación a un cargo público

* Republicanos retienen control del Congreso

* Obama invita a Trump a la Casa Blanca, le desea éxito

* Clinton reconoce derrota en discurso en Nueva York

* Victoria de Trump hace caer al dólar, peso mexicano y acciones

Por Steve Holland y John Whitesides

9 nov (Reuters) - Donald Trump dejó de lado el miércoles las celebraciones por su victoria y comenzó a planear los 73 días de transición a la Casa Blanca, mientras que la derrotada candidata demócrata Hillary Clinton y el presidente Barack Obama prometieron enterrar las disputas y colaborar para reunificar el país.

Horas después de que Trump sorprendiera al mundo al vencer a la favorita Clinton, el también demócrata Obama y varios líderes republicanos que habían tenido problemas con el magnate prometieron buscar un terreno común para el futuro.

Trump puso fin al segundo intento de Clinton por convertirse en la primera presidenta de Estados Unidos. “Donald Trump será nuestro próximo presidente. Le debemos una mente abierta y una oportunidad de liderar”, dijo la ex primera dama, de 69 años, en un discurso en Nueva York en el que admitió la derrota.

Acompañada de su hija Chelsea y de su esposo, el ex mandatario Bill Clinton, dijo a sus seguidores que la derrota fue dolorosa “y lo será por mucho tiempo”. También se ofreció a trabajar con Trump.

El magnate de los bienes raíces y ex conductor televisivo despertó el enojo entre los políticos tradicionales de Washington en su camino a la victoria sobre Clinton, cuyo brillante currículum incluye sus roles como primera dama, senadora y secretaria de Estado.

Obama, que participó de la dura campaña contra Trump, lo llamó por teléfono para felicitarlo por su victoria electoral y lo invitó a la Casa Blanca para una reunión el jueves. También dijo que ahora todos esperan que tenga éxito como mandatario.

El presidente electo y sus principales asesores se reunieron en la Torre Trump de Nueva York para comenzar la transición.

Durante su mandato de cuatro años, que comienza el 20 de enero, Trump tendría una mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso. Las cadenas de televisión proyectaron que el partido retendría el control del Senado -de 100 escaños- y en la Cámara de Representantes, donde se renovaban los 435 asientos.

“Donald Trump liderará un gobierno republicano unificado”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, en una rueda de prensa donde prometió “trabajar codo a codo” con el mandatario electo.

Ante la preocupación de que la victoria del republicano cause incertidumbre económica y política, los inversores huían de los activos riesgosos.

El dólar, el peso mexicano y las acciones globales cayeron tras la noticia, pero el temor a una agitación similar a la que privó de billones de dólares a los mercados tras el “Brexit” en junio no se ha materializado. Wall Street rebotaba, recuperándose del desplome de la madrugada, aunque en una sesión muy volátil.

Trump apareció junto a su familia temprano el miércoles ante sus seguidores, que festejaban en el salón de un hotel en Nueva York, y dijo que es hora de curar las heridas y hallar terreno común tras una campaña que expuso las profundas diferencias entre los estadounidenses. “Es hora de que nos unamos como uno”, dijo Trump. “Seré el presidente de todos los estadounidenses”.

Sus comentarios fueron un cambio abrupto a la retórica de campaña, durante la que acusó reiteradamente a Clinton de ser “deshonesta” y sus seguidores llegaron a acompañar el señalamiento con cánticos de “enciérrala”.

La jefa de campaña de Trump, Kellyanne Conway, no descartó la posibilidad de nombrar un fiscal especial que investigue la conducta pasada de Clinton, una amenaza que lanzó el republicano en uno de los debates electorales.

Aunque perdió la batalla electoral en los estados que deciden la carrera presidencial, Clinton se impuso por escaso margen en el voto popular a nivel nacional, según recuentos de los medios. Sería la segunda vez en 16 años que un demócrata pierde la presidencia pese a contar con más votos, algo que ya ocurrió en el 2000 con Al Gore y el republicano George W. Bush.

CAMPAÑA ENCARNIZADA

Saliendo victorioso de una final de suspenso luego de que las encuestas pronosticaban que ganaría Clinton, Trump cosechó mucho apoyo entre una base de trabajadores blancos sin estudios universitarios con su promesa ser “el mejor presidente en cuanto a empleos que Dios haya creado”. Asimismo, le fue bien en estados industriales como Pensilvania y Ohio.

“¡Qué noche tan bonita e importante! El hombre y la mujer olvidados no serán olvidados de nuevo. Nos uniremos como nunca antes”, tuiteó Trump temprano el miércoles.

En su discurso tras el triunfo, dijo que tiene un plan económico grandioso, que se embarcará en un proyecto de reconstrucción de la infraestructura del país y que duplicará el crecimiento económico de Estados Unidos.

Trump, que con sus 70 años será el presidente de mayor edad en ejercer su primer mandato, sobrevivió a una campaña amarga y polarizada que se concentró mayormente en el carácter de los candidatos y en su idoneidad para ocupar la Oficina Oval.

La presidencia será su primer cargo de elección popular y hay incertidumbre sobre cómo trabajará con el Congreso. Durante la campaña, Trump fue objeto de duras críticas de los demócratas y también desde las propias filas republicanas.

EL MUNDO PERPLEJO

Líderes de todo el mundo se comprometieron a trabajar con Trump, pero algunos mostraron alarma ante una votación que podría significar el fin de una era en la que Washington promovió los valores democráticos y era visto por sus aliados como un garante de la paz.

Durante la campaña, Trump expresó su admiración por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y puso en duda pilares centrales de la alianza militar de la OTAN.

El Parlamento ruso estalló en aplausos cuando un legislador anunció la elección de Trump y Putin dijo a los embajadores extranjeros que está dispuesto a restaurar por completo sus lazos con Washington.

“No es un camino fácil pero estamos dispuestos a poner de nuestra parte y hacer lo posible para regresar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia a una senda estable de desarrollo”, sostuvo Putin.

Los gobiernos de Reino Unido, China, Alemania, Israel, Japón y Turquía felicitaron también a Trump y dijeron que trabajarán con él. El presidente chino, Xi Jinping, indicó que Pekín y Washington comparten la responsabilidad de promover el desarrollo y la prosperidad global.

México quedó sumergido en una profunda incertidumbre con la victoria de Trump, quien en reiteradas ocasiones acusó a los inmigrantes de robar puestos de trabajo y al país vecino de enviar criminales a la frontera estadounidense.

Escrito por Whitesides y Alistair Bell. Reportes adicionales de Amanda Becker, Emily Stephenson y Christopher Kahn en Nueva York, Letitia Stein en St. Petersburg, Florida, Luciana Lopez en Miami, Colleen Jenkins en Winston-Salem y Kim Palmer en Ohio; editado en español por Pablo Garibian, Marion Giraldo, Carlos Serrano y Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below