31 de octubre de 2013 / 13:03 / en 4 años

Senado de México aprueba reforma fiscal, modifica impuesto clave y otro a comida chatarra

* Con acuerdo entre oficialista PRI y la izquierda prosperan cambios a reforma

* Senadores del opositor PAN se ausentaron de las votaciones

* Cambios en el Senado deben ser ratificados por diputados

Por Miguel Angel Gutiérrez

MEXICO DF, 31 oct (Reuters) - Los senadores de México acordaron en la madrugada del jueves modificar un impuesto clave y otro a la comida “chatarra” en un controvertido proyecto de reforma fiscal fundamental para el Gobierno, que recaudaría menos que lo aprobado recientemente por los diputados.

Con los nuevos cambios, pactados por los senadores oficialistas y de la izquierda en una maratónica sesión, fue desechada la propuesta de los diputados para cobrar una tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 31 por ciento a quienes ganen entre 500,000 y 750,000 pesos anuales (38,684 dólares y 58,027 dólares).

Pero se mantuvo lo aprobado por la Cámara baja de cobrar una tasa del ISR de 32 por ciento a quienes ganen más de 750,000 pesos año, del 34 por ciento a quienes perciban más de 1 millón de pesos y de 35 por ciento para quienes ganen más de 3 millones de pesos al año.

“Sin duda alguna es una caída en los ingresos que significará una caída en los egresos; el ajuste no se dará por ninguna otra vía mas que por la vía de la caída de los egresos”, dijo el senador Armando Ríos Piter, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Los senadores también acordaron elevar al 8 por ciento desde el 5 por ciento aprobado por la Cámara de Diputados un impuesto a la “comida chatarra”: alimentos que contengan más de 275 kilocalorías por cada 100 gramos.

También elevaron el porcentaje de deducibilidad de prestaciones laborales, tanto para empresas como individuos, a un 53 por ciento desde el 47 por ciento aprobado por los diputados.

Los legisladores no precisaron la merma que significarán los cambios a la recaudación proyectada por el Gobierno.

La reforma, que había sido aprobada en lo general cerca de la medianoche del martes pero de la cual quedaron una serie de artículos que tenían que ser discutidos uno por uno, fue devuelta a la Cámara de Diputados, que deberá avalar los cambios hechos por los senadores.

El Senado tiene hasta este jueves para aprobar la ley de ingresos, parte del paquete económico presupuestal para el 2014. Las comisiones en la Cámara alta para dictaminar los ingresos están citadas para la mañana del jueves.

DERECHA AUSENTE

El acuerdo entre senadores del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el PRD en torno a la reforma fiscal dejó fuera al derechista Partido Acción Nacional (PAN), que se ha opuesto a gran parte del proyecto.

Lo senadores panistas decidieron abandonar las votaciones en el pleno, que se iniciaron el martes, al igual que algunos destacados senadores izquierdistas en desacuerdo con el proyecto fiscal.

El PAN, que en los últimos años había sido un aliado del PRI, se oponía en particular a homologación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la franja fronteriza a la tasa general del 16 por ciento, que fue ratificado en la Cámara alta.

El PAN, que gobernó entre el 2000 y el 2012 y tiene gran parte de su capital político en el norteño estado de Baja California, sostiene que no se puede aumentar impuestos en el contexto de desaceleración económica que vive México.

“En un momento donde se están perdiendo empleos en México, qué necesidad hay de quitarle recursos a las familias para dárselas al gobierno, qué necesidad de quitarle recursos a todos aquellos que abren fuentes de empleo”, dijo el senador Ernesto Cordero, uno de los líderes del PAN en el Senado.

El PRI tiene una mayoría relativa en ambas cámaras y necesita al menos parte de votos de la oposición para pasar reformas.

La iniciativa fiscal es una parte vital de un paquete de reformas del presidente Enrique Peña, quien asumió hace casi un año, con el que busca reconfigurar el modelo económico mexicano y hacerlo más sólido y competitivo.

No obstante, la iniciativa fiscal original sufrió varios cambios a su paso por el poder legislativo y diversas agrupaciones empresariales han rechazado algunos puntos argumentando que golpeará la productividad del país en momentos de desaceleración económica.

La propuesta inicial del Gobierno tenía la intención de elevar la recaudación tributaria del país en un 1.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2014, para llegar hasta cerca de un 3 por ciento del PIB en el 2018.

Pero con las modificaciones hechas por los diputados hace más de una semana la recaudación para el 2014 sería de un 1.1 por ciento del PIB y de menos de un 2.7 por ciento para el 2018, según la Secretaría de Hacienda. (Reporte de Miguel Angel Gutiérrez. Reporte adicional de Michael Oboyle y Dave Graham. Editado por Adriana Barrera y Luis Rojas/Gabriela Donoso)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below