26 de julio de 2013 / 23:11 / en 4 años

ACTUALIZA 1-Papa Francisco reconoce pérdida de fe por incoherencias de la Iglesia

* Cientos de miles de fieles continúan acompañando a Francisco

* Nuevo Papa debe enfrentar religiones rivales, cultura secular (Actualiza con vía crucis y discurso del Papa)

Por Anthony Boadle y Philip Pullella

RIO DE JANEIRO, 26 jul (Reuters) - El Papa Francisco apeló el viernes a los jóvenes que perdieron su fe en la Iglesia Católica tras una serie de escándalos financieros y sexuales que sacudieron el Vaticano, en un intento por frenar la hemorragia de fieles.

Cientos de miles de jóvenes ovacionaron al Papa argentino como una estrella durante un vía crucis a ritmo de rock en la playa de Copacabana de Río de Janeiro.

Pero a pesar del entusiasmo, la gran pregunta que sobrevuela su primer viaje al extranjero es si conseguirá revitalizar a una institución asedidada por el secularismo y el desencanto.

Y el jesuita de 76 años lo sabe. Después de presidir el vía crucis, que según la tradición católica representa el camino de Jesús al Monte Calvario donde fue crucificado, el Papa aludió a los problemas de la Iglesia.

“Jesús se une a tantos jóvenes que han perdido su confianza en las instituciones políticas porque ven egoísmo y corrupción, o que han perdido su fe en la Iglesia, e incluso en Dios, por la incoherencia de los cristianos y de los ministros del Evangelio”, dijo El Sumo Pontífice.

Francisco ha conquistado a muchos católicos con su estilo simple y su renuncia a la pompa de sus predecesores. El viernes se puso en el lugar de un simple cura y escuchó las confesiones de jóvenes que participan en un festival católico en Río de Janeiro. Los fieles atiborraron las calles cuando el Papa se desplazó a la residencia del arzobispo, donde Volvió a mostrar su toque personal al reunirse con presos juveniles.

Pero ¿podrá Francisco, el primer Papa no europeo en 1.300 años, usar el encanto, humildad y poder de comunicación que lo han convertido en una estrella desde su elección en marzo para revertir la marea?

“La cantidad de influencia que cualquier Papa tiene sobre las tendencias históricas es limitada”, dijo John Allen, un experto de la revista estadounidense National Catholic Reporter y autor de varios libros sobre el Vaticano.

“Aunque estamos hablando del Papa, probablemente no deberíamos esperar milagros”, añadió Allen.

En Brasil el número de católicos ha disminuido rápidamente en las últimas décadas a medida que la población rural se mudó a las grandes ciudades, donde la cultura del consumo es más fuerte y también la penetración evangélica es más agresiva.

Aunque alrededor de 120 millones de personas aún se definen católicas en Brasil, el número de fieles cayó a un 57 por ciento de la población desde un 75 por ciento hace dos décadas, según la encuestadora Datafolha. El porcentaje era de 90 por ciento en 1910.

UN PAPA CERCANO

Francisco ha tocado todos los temas desde que llegó a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud, un festival católico que atrajo a más de un millón de fieles a Río de Janeiro.

Durante una visita a una favela de Río de Janeiro, el Papa reclamó una actitud más humilde y solidaria hacia los pobres.

Criticó la corrupción y alentó a los jóvenes a rebelarse contra la injusticia, un mensaje que resuena en un país donde más de un millón de personas salió el mes pasado a las calles para protestar contra la malversación, el mal gobierno y el alto costo de vida.

“Muchos católicos se darán cuenta de que han estado adormecidos tras este llamado a despertar”, dijo Fernando Altemeyer Jr., un teólogo de la Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo. “El Papa los está llamando a mostrar más solidaridad y amor fraterno”.

Y ayuda el hecho de que Francisco, un argentino, es considerado un local.

“Ha cautivado a las personas locales”, dijo el padre Tom Rosica, jefe de la cadena canadiense de televisión Salt and Light. “No es una figura distante, extranjera, europea. Es uno de nosotros”.

Según analistas, la Iglesia Católica espera que la visita de Francisco le de un empujón en América Latina, pero no está claro cuánto durará ese impulso.

“Obviamente ha cambiado las percepciones sobre la Iglesia”, dijo Allen.

“La Iglesia Católica enfrenta serios desafíos en muchas partes del mundo y una sola persona no puede ofrecer respuestas para todos ellos. Sin embargo, está claro que la Iglesia está hoy mejor posicionada para enfrentar sus problemas de lo que lo estaba hace cinco meses”, dijo en alusión a los últimos días del pontificado de Benedicto XVI, que renunció al trono de San Pedro abrumado por la crisis en el Vaticano. (Escrito por Paulo Prada; editado en español por Esteban Israel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below