11 de junio de 2012 / 12:42 / en 5 años

Irán siente golpe por sanciones ante caída de ingresos petróleo

Por Peg Mackey y Alex Lawler

LONDRES, 11 jun (Reuters) - Las finanzas estatales de Irán enfrentan una tensión sin precedentes y la resistencia de los ciudadanos está puesta a prueba por una escalada inflacionaria mientras se derrumban los ingresos petroleros del país como resultado del ajuste de las sanciones occidentales y de una caída de los precios del crudo.

Las estrictas medidas financieras que impusieron Washington y Bruselas han dificultado aún más los pagos y el transporte del crudo desde Irán. Su producción petrolera se ha hundido al mínimo en 20 años, recortando unos ingresos que son vitales para financiar el vasto aparato estatal.

Con una caída de más de un 25 por ciento, o unos 600.000 barriles por día, desde un nivel de 2,2 millones de bpd el año pasado, los embarques de crudo iraní bajarían aún más cuando entre en vigor el 1 de julio un embargo petrolero de la Unión Europea (UE).

Se estima que Teherán ya perdió más de 10.000 millones de dólares en ingresos petroleros este año.

Empeorando las cosas, los precios del crudo descendieron debajo de los 100 dólares por barril la semana pasada a un mínimo de 16 meses ante el deterioro del panorama económico de Europa, Estados Unidos y China.

“Esto es un acto de guerra económica. Las sanciones están teniendo un efecto grande en términos acumulados: Irán está quedándose afuera del sistema financiero global”, dijo Mehdi Varzi, ex funcionario de la petrolera National Iranian Oil Co.

“Parece ciertamente que Irán es más proclive a las negociaciones ahora que hace un año. Occidente debería aprovechar esta situación temporaria para ofrecer concesiones más significativas, una hoja de ruta hacia donde terminará esto”, dijo Varzi, que ahora tiene una consultora energética en Gran Bretaña, Varzi Energy.

Diplomáticos y analistas dicen que Irán podría ofrecer a la Agencia Internacional de Energía Atómica, el regulador nuclear de la ONU, una mayor cooperación como pieza de intercambio en sus negociaciones con las potencias globales, que se reanudaron en abril tras una pausa de 15 meses y continuarán el 18 y 19 de junio en Moscú.

Según el Fondo Monetario Internacional, Irán necesita que el petróleo se negocie a 117 dólares el barril para equilibrar su presupuesto, establecido en 462.000 millones de dólares.

El presidente Mahmoud Ahmadinejad ha dicho que el presupuesto fue diseñado para reducir la dependencia de Irán de los ingresos petroleros.

Funcionarios petroleros de Irán han reconocido que las sanciones han reducido las exportaciones, pero dicen que la nación tiene una larga experiencia en hallar la forma de esquivarlas y que una baja de los ingresos del crudo no es el fin del mundo.

“Personalmente, yo estaría muy contento si se redujera la dependencia económica del petróleo”, dijo un funcionario petrolero iraní, bajo condición de anonimato. “Podemos usar las sanciones como una oportunidad”, agregó.

Las sanciones internacionales han sido un dato de la realidad en Irán desde hace décadas y Teherán está acostumbrado a esquivarlas.

Pero hay crecientes señales de que la gente común siente mucho más daño por ellas que en el pasado, pues la inflación se aceleró en los últimos seis meses.

“Me golpeó la subida de precios cuando fui ayer al almacén”, dijo Ahmad, de 54 años, propietario de un pequeño negocio de telas en el bazar de Teherán.

Sostuvo que el precio de las manzanas se duplicó con creces en el último mes y que las fresas casi se triplicaron a 110.000 riales por kilo, o más de 6 dólares a valores de mercado.

“De a poco, incluso la fruta se está convirtiendo en un lujo”, dijo.

La inflación actualmente se ubica en un 20 por ciento, aunque los economistas dicen que los precios que preocupan a la mayoría de los iraníes suben mucho más rápido.

La economía atraviesa lo que el gobierno calificó como una cirugía mayor, bajo la forma de recortes de unos subsidios multimillonarios que durante años contuvieron los valores de los productos esenciales como los alimentos y el combustible.

El valor del rial comenzó a caer en enero y en febrero se negoció a unos 20.000 unidades por dólar, contra 10.500 en diciembre. Ahora la divisa estadounidense cotiza a unos 17.800 riales a tasas de mercado, mientras que el valor oficial es de 12.260 riales.

(reporte adicional de Dmitry Zhdannikov, escrito por Peg Mackey y Dmitry Zhdannikov, editado en español por Gabriel Burin)

REUTERS GB JJL

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below