10 de mayo de 2012 / 21:49 / en 6 años

PREGUNTAS Y RESPUESTAS-¿Por qué El Niño crea caos en el clima?

Por David Fogarty

10 mayo (Reuters) - Desde inundaciones récord a sequías devastadoras e incendios, un cambio natural en las temperaturas del Océano Pacífico puede provocar caos en el clima de todo el mundo.

El patrón climático oceánico de El Niño está relacionado con sequías en Australia e inundaciones en partes de Sudamérica, mientras que La Niña causa lo contrario y ambos fenómenos ocurren en intervalos irregulares.

Un poderoso fenómeno de La Niña provocó inundaciones récord en el este de Australia en el 2011 y se le ha atribuido una abrasadora sequía en Texas y severos períodos sin lluvias en Sudamérica, golpeando a las cosechas de soja y maíz.

Los meteorólogos dicen que El Niño podría desarrollarse más adelante en el año.

A continuación, algunas preguntas y respuestas sobre El Niño y La Niña y sus multimillonarios impactos en las economías.

¿QUE ES EL NIÑO?

El Niño es un aumento en la temperatura de las aguas superficiales en el Pacífico central y del este.

Los pescadores peruanos se dieron cuenta de que la llegada de las aguas cálidas ocurría frecuentemente cerca de Navidad. El fenómeno, que ocurre entre cada tres a siete años, produce más lluvias en esa región de Sudamérica y una baja en la captura de peces.

Un fenómeno fuerte de El Niño puede llevar a un debilitamiento dramático de los vientos alisios que soplan al oeste sobre el Pacífico, provocando sequías en el Sudeste de Asia, en Australia y en partes de Africa.

En algunos casos también puede afectar el monzón de la India, reduciendo las precipitaciones y amenazando las cosechas y estilos de vida.

¿CUAL ES EL IMPACTO?

Globalmente, El Niño puede generar lluvias por sobre el promedio en el norte de Perú y Bolivia, sequías en el Sudeste de Asia, Australia, India y el noreste de Brasil, ciclones en el centro del Pacífico y un clima propicio para el desarrollo de tormentas en el sur y oeste de Estados Unidos.

El Niño también tiende a reducir la cantidad de huracanes en el Atlántico, pero eleva el número de tormentas en el este del Pacífico.

En Australia, un fenómeno de El Niño fuerte puede reducir la producción de la cosecha de trigo, amenazar los suministros de agua al bajar el caudal de los ríos, achicar los embalses de las ciudades y secar los bosques, produciendo incendios forestales.

En 1982 y entre 1997 y 1998 hubo un poderoso fenómeno de El Niño en Australia, pero uno más débil de 2002 a 2003 también produjo una severa sequía en el país.

¿QUE ES LA NIÑA?

La Niña es un enfriamiento anormal de las temperaturas del océano en el este y centro del Pacífico.

Esto provoca vientos alisios más poderosos en todo el Pacífico que generan lluvias por sobre lo normal en el norte de Australia y el oeste del Pacífico.

Típicamente, también incrementa la cantidad de ciclones durante la temporada de tormentas australiana entre noviembre y abril.

IMPACTOS

Al igual que El Niño, su impacto climático puede ser mundial. En Indonesia y parte de Australia, La Niña puede provocar inundaciones por lluvias, afectando las cosechas de trigo, azúcar, aceite de palma y caucho, así como las actividades de extracción de carbón y mineral de hierro.

En Argentina y las llanuras de Estados Unidos, La Niña puede provocar sequías, dañando las cosechas de maíz y soja argentinas y la cosecha invernal de trigo rojo estadounidense.

La Niña tiende a producir patrones de viento que favorecen la formación de más huracanes en el Atlántico y menos en el este del Pacífico, lo que potencialmente implica una mayor amenaza a los activos de gas y petróleo en la costa estadounidense del Golfo de México y a ciudades como Florida o aquellas de la costa este del país y en el litoral del Golfo de México.

Grandes eventos de La Niña recientes ocurrieron en 1973 a 1976, 1988 a 1989 y 2010 a 2012.

RELACION MUNDIAL

El calor de los trópicos controla el clima mundial al favorecer patrones oceánicos y atmosféricos que cambian el calor en todo el mundo. Las cálidas aguas tropicales generan evaporación y suman humedad a la atmósfera, necesaria para que se formen nubes.

El aire ascendente también propicia la circulación de patrones atmosféricos que ayudan a cambiar la humedad y el calor a otras partes del mundo. Por lo que interrumpir este patrón puede alterar el clima en otros lugares.

Científicos dicen que el cambio climático también podría estar dando una fuerza adicional a El Niño y La Niña porque océanos más cálidos brindan más combustible a las tormentas y a los patrones climáticos.

Fuentes: NOAA, Australian Bureau of Meteorology, National Centre for Atmospheric Research, Reuters Editado en Español por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below