25 de mayo de 2011 / 18:20 / hace 6 años

ANALISIS-Lagarde cambiaría el estilo, no la esencia del FMI

* Lagarde conoce de zona euro y temas internacionales

* Le falta la experiencia económica de Strauss-Kahn

* Pero es vista como una negociadora eficaz

* Trataría de evitar reestructuración deuda Europa

Por Daniel Flynn

PARIS, mayo 25 (Reuters) - Como negociadora eficaz pero sin profunda visión económica, la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, llevaría un cambio de estilo al FMI, no de esencia, y sería improbable que impulse soluciones radicales para la crisis de deuda de Europa.

Abogada corporativa y experta en derecho laboral y anti-monopolios, Lagarde carece del pedigrí académico, como un doctorado en economía, que ayudó al ex director gerente del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn a ganarse el respeto de los líderes europeos y del personal del FMI.

Pero la carismática ministra de 55 años, que el miércoles anunció su candidatura para reemplazar a Strauss-Kahn luego de que este dimitiera la semana pasada, ha ganado experiencia en terreno sobre los desafíos que enfrenta el FMI mediante la presidencia de Francia en el G-20 y la crisis de la zona euro.

Se ganó un nombre al lograr consensos bajo presión, como al superar la resistencia china a que los gobiernos del Grupo de las 20 economías desarrolladas y emergentes usaran indicadores para medir los desequilibrios económicos globales, y aplacando los temores alemanes sobre la creación de un mecanismo de rescate de la zona euro.

Como colaboradora en la aprobación de un rescate a Grecia por 110.000 millones de euros (155.000 millones de dólares) de Europa y el FMI, se podría esperar que Lagarde mantenga el apoyo financiero del fondo a Atenas, mientras el Gobierno heleno lleve adelante un plan de privatizaciones y de recortes de gasto.

Casi con certeza, Lagarde buscaría evitar soluciones drásticas como una reestructuración forzosa de la deuda griega.

Y en momentos en que el FMI trata de llevar adelante el llamado "consenso de Washington" -políticas económicas altamente orientadas al mercado resistidas por algunas economías emergentes-, Lagarde le traería una mirada francesa sobre la importancia del gasto social.

"Lagarde iría mucho por la continuidad de lo que Strauss-Kahn hizo", dijo Gilles Moec, economista europea de Deutsche Bank.

"Lo que es interesante es que ella traería aquellos valores franceses, que son probablemente los que se necesitan, pero también un conocimiento de la mirada anglosajona", acotó.

CRITICOS

Lagarde parece tener suficiente apoyo en Europa, Estados Unidos y China para superar fácilmente a cualquier eventual competidor por la titularidad del FMI.

Pero según los críticos, no tiene mucho peso económico y no se ha distinguido con alguna legislación clave durante sus cuatro años a cargo del Ministerio de Economía y Finanzas de Francia. En este periodo, se ha dictado mucha política económica desde el palacio presidencial del Elíseo.

Pero la abogada, que llegó a ser la primera presidenta del prestigioso bufete Baker & McKenzie de Chicago, ha luchado duro por promover sus opiniones. Se ha ganado una reputación como la opositora más inflexible a una reestructuración de la deuda griega entre los ministros de la zona euro.

Ha dicho desde hace tiempo que una eventual declaración de moratoria de Grecia traería consecuencias insospechadas y que el bloque no podría controlar.

Bajo sus chaquetas de Chanel y su estiloso pelo corto blanco, la ex campeona de nado sincronizado tiene un agudo olfato político, dicen aquellos que la conocen.

"Ella se empecina a fondo con todos los temas sustantivos y es una gran negociadora con buen instinto político", dijo DeAnne Julius, jefa del centro de estudios Chatham House.

Aunque las naciones europeas ya la respaldan, el principal obstáculo para su nominación podría ser una eventual investigación judicial por su participación en adjudicar a un amigo del presidente francés, Nicolas Sarkozy, un pago de 285 millones de euros para cerrar una disputa legal.

Los jueces decidirán el 10 de junio -el plazo final para presentar las candidaturas al FMI- si inician una investigación en su contra.

Aunque los estados en desarrollo han exigido el fin de la tradición de que Europa tenga la palabra final al escoger al jefe del fondo, autoridades europeas han dicho que es crucial retener el sillón del FMI mientras esté envuelto en la crisis de deuda de Grecia, Portugal e Irlanda.

La eficacia de Lagarde como jefa del FMI podría estar a prueba sobre la manera en que resuelva este problema. Cualquier sensación de un acuerdo en las sombras de Estados Unidos y Europa para escogerla podría dejar un gusto amargo que le restaría poder.

Ella misma ha llamado a un proceso de selección transparente y las autoridades francesas dicen que ya recibió el respaldo de China, el tercer mayor accionista del fondo, que apreció su delicado manejo de la controversia sobre el tipo de cambio del yuan en los encuentros del G-20.

"Es mejor negociar que ir a la guerra", ha sido la frase favorita de Lagarde durante la presidencia de Francia del G-20, citando a Winston Churchill, por lo que sus habilidades negociadoras podrían ser importantes para reconstruir los puentes de confianza con las potencias emergentes.

Pero dado el riesgo de que Grecia se convierta en el primer estado de Europa Occidental en caer en cesación de pagos en seis décadas, algunos economistas creen que un europeo podría no ser la mejor opción para abordar la crisis.

"Para resolver la crisis de la Unión Monetaria y Económica Europea, podría ser mejor que el liderazgo venga de fuera de Europa con un par de ojos frescos e independientes", dijo el presidente de Goldman Sachs Asset Management, Jim O'Neill, sugiriendo que la zona euro enfrenta la alternativa de echar a los estados débiles o ponerse estricta.

¿AL FINAL, QUIEN NECESITA ECONOMISTAS?

Si es nombrada como la undécima en el máximo cargo del FMI, Lagarde sería la primera en no tener una carrera como economista o como funcionaria pública en un banco central o un ministerio de Finanzas.

Fuentes al interior del FMI dicen que la experiencia económica de Strauss-Kahn fue un activo durante la crisis crediticia global del 2007-2009, cuando se tuvo que adaptar rápidamente a la peor caída desde la Gran Depresión.

En contra de la postura tradicional del FMI, Strauss-Kahn abogó por los keynesianos estímulos fiscales antes los líderes del mundo.

"No solo se trata de leer los informes del equipo: en algún momento, los directores gerentes necesitan actuar con sus propias ideas", dijo uno de sus ex colegas del FMI, que pidió no ser identificado.

"DSK fue brillante en eso, porque tenía el conocimiento económico. Si tomaban riesgos, ellos no eran tan brillantes porque él sabía de lo que estaba hablando (...) Con alguien sin ese conocimiento, sería diferente", agregó.

Pero un doctorado en economía no garantiza éxito: el caótico periodo del ex ministro de Economía español Rodrigo de Rato (2004-2007) fue considerado el momento más bajo del FMI, en parte debido a un desplome en la demanda por sus préstamos.

Altos funcionarios franceses admiten la falta de conocimiento económico de Lagarde comparado con alguien como Strauss-Kahn, pero argumentan que no necesariamente eso perjudica su desempeño.

"Tuvimos la suerte de tener a alguien calificado como Strauss-Kahn durante la crisis (...) pero el FMI ya está lleno de economistas. Lo que se necesita es alguien que entienda de los temas, que pueda negociar y tener liderazgo", dijo una fuente.

Reporte de Daniel Flynn, Editado en español por Ignacio Badal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below