8 de junio de 2011 / 18:45 / en 6 años

BREAKINGVIEWS-Carstens podría ser el jefe adecuado para el FMI

-- El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas en la nota son personales --

Por Martin Hutchinson

WASHINGTON, jun 8 (Reuters Breakingviews) - Agustín Carstens podría ser el jefe adecuado para el FMI.

Un director del FMI debe ser capaz de decir "no" a las desafortunadas historias que llegan desde Europa y de otras latitudes.

Carstens, gobernador del banco central de México, tiene la formación intelectual, una impecable trayectoria y, a diferencia de Christine Lagarde, la ministra francesa de Economía, no tiene conflictos con los problemas de la Unión Europea.

Carstens no es el favorito, pero los contribuyentes del mundo deberían apoyarlo.

El FMI fue muy blando bajo el mandato de Dominique Strauss-Kahn, quien ocupaba el cargo y ahora espera ser enjuiciado en Nueva York.

Su compromiso de adelantar 42.000 millones de dólares a Grecia es solo el más cuantioso de los muchos préstamos a países que tienen problemas para realizar una reforma seria al sector público.

Las promesas a los gobiernos que no pueden cumplir reafirman los fracasos en el corto plazo.

En el largo plazo, tales países pueden hacer ejercicios de reestructuración más perjudiciales para otros acreedores, porque las deudas con el FMI suelen tener prioridad, dejando menos para el resto.

Tal y como mostró la crisis del 2008, si las pérdidas del sistema bancario son lo suficientemente grandes, los contribuyentes también se ven perjudicados.

Aunque Lagarde viene de una tradición teóricamente más cercana al libre mercado que el socialista Strauss-Kahn, en sus cuatro años como ministra de Economía de Francia falló a la hora de controlar el déficit presupuestario que, según los pronósticos de los economistas, será del 5,9 por ciento del PIB en el 2011, mientras que la deuda del país fue de un 84,2 por ciento del PIB en el 2010.

Lagarde también ha estado involucrada de cerca en los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal y podría enfrentar importantes conflictos de interés si se producen más rescates.

La historia de Carstens en México es de más disciplina. En el 2011, se espera que el déficit de México llegue a un 1,6 por ciento del PIB, mientras que Carstens mantuvo la tasa referencial de interés del banco central en un 4,5 por ciento, por encima de la inflación.

Además de haber trabajado en la Secretaría de Hacienda de México y en el FMI durante algún tiempo, este candidato tiene estudios formales en economía, algo de lo cual Largarde carece.

Lagarde parece tener más apoyo concreto, pero Carstens está tratando de asegurar el respaldo no sólo de los mercados emergentes, que prefieren a un no europeo para encabezar el FMI, sino también en naciones como Canadá, país que visitó el martes.

Puede que al final no consiga el apoyo de los políticos, pero los contribuyentes que los financian a ellos y al FMI probablemente terminarían mejor si lo consiguiera.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below