15 de junio de 2012 / 21:48 / en 5 años

BREAKINGVIEWS-Ingreso de Slim en YPF, dificilmente muestre confianza en Argentina

Por Raul Gallegos y Fiona Maharg Bravo

NUEVA YORK/MADRID, 15 jun (Reuters Breakingviews) - Es un poco irónico, y poco sincero, que Argentina muestre la compra del multimillonario mexicano Carlos Slim de un 8,4 por ciento en YPF como una señal de apoyo.

Seguro, el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández necesita desesperadamente algún apoyo internacional. Nacionalizar al grupo energético en mayo tal vez haya sido un buen movimiento político local, pero enfureció a la empresa española Repsol, que controlaba a YPF, y envió un mensaje preocupante a otras firmas extranjeras con negocios en Argentina.

Sin embargo, es difícil decir que Slim está haciendo una apuesta de YPF.

Se quedó con el paquete como resultado de un préstamo incobrable. Aún así, con paciencia podría hacer dinero.

Slim otorgó el préstamo cuando YPF parecía tener un futuro mucho más brillante. Su grupo financiero, Inbursa, ayudó a financiar al argentino Grupo Petersen cuando adquirió un primer 15 por ciento de la empresa energética. Las acciones fueron ofrecidas como garantía y Petersen utilizó sus ingresos por dividendos de YPF para pagar su deuda.

Sin embargo, YPF eliminó su dividendo a principios de este año por presión de Fernández. Eso dejó a Petersen, que ya era dueño de una cuarta parte de la empresa, en problemas e incumplió el pago de su préstamo en mayo justo después de que el Gobierno nacionalizó YPF.

Eso dejó a otros bancos con acciones que no quieren, incluyendo a Citigroup, Goldman Sachs, Credit Suisse , Banco Itaú y BNP Paribas, que ahora poseen juntos un 9 por ciento entre ellos. La participación restante de Repsol se ha duplicado al 12 por ciento.

Con un retroceso de las acciones de YPF de un impresionante 72 por ciento desde que Petersen compró los papeles en febrero del 2008, podría ser que las distintas partes estén poniendo dinero de su bolsillo. Pero algunos podrían no estar en números rojos.

La participación forzada de Slim, por ejemplo, actualmente vale 366 millones de dólares, mientras que el préstamo original de todas las entidades financieras era de sólo 1.000 millones de dólares.

Esto implica que el multimillonario y los bancos fueron lo suficientemente inteligentes como para exigir muchas más garantías que la cantidad que prestaron.

En cualquier caso, no hay razón para que Slim venda ahora. Sabe mejor que muchos que los gobiernos van y vienen. Pese a la intromisión de Fernández, no estará en el poder para siempre.

Además, YPF todavía se encuentra sobre la segunda mayor fuente del mundo de reservas de petróleo de esquisto bituminoso. La compañía dirigida por el Gobierno sí tiene razón en decir que la participación de Slim es una "inversión a largo plazo". Pero sólo, tal vez, porque no le dieron otra opción. (Reporte adicional de Kevin Allison, Editado por Patricia Avila y Juan Lagorio)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below