FMI recorta previsión crecimiento América Latina y el Caribe para 2016, ve mejora próximo año

martes 4 de octubre de 2016 12:20 CDT
 

4 oct (Reuters) - El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó sus perspectivas económicas para América Latina y el Caribe de este año, aunque mejoró su estimación para el 2017 al proyectar una reactivación en algunos países de la heterogénea región de la mano de mejores políticas macroeconómicas.

El informe sobre la economía mundial divulgado el martes muestra que el FMI prevé una contracción de 0,6 por ciento para este año en la actividad de la región, una profundización de 0,1 puntos porcentuales frente al reporte de abril. Para 2017 proyecta una leve reactivación, con un crecimiento del 1,6 por ciento, 0,1 puntos porcentuales más que hace seis meses.

"El crecimiento agregado de la región oculta una heterogeneidad sustancial: aunque varios países están sumidos en recesión, en 2016 la mayor parte de las economías de la región seguirán expandiéndose", destacó el FMI.

En estas previsiones pesa que Brasil no termina de salir de su recesión. La economía del gigante sudamericano decrecería un 3,3 por ciento este año, para ver una leve mejora en el 2017 con una expansión proyectada del 0,5 por ciento si se reduce la incertidumbre política y financiera, según el FMI.

"En Brasil, la economía continúa contrayéndose, aunque a un ritmo más moderado, la inflación está por encima de la banda de tolerancia del banco central, y la credibilidad de las políticas se ha visto profundamente dañada por los sucesos que precedieron al cambio de régimen", explicó el FMI en su informe.

Adicionalmente, la entidad sigue colocando a Venezuela con un muy mal desempeño al prever una "intensificación de la crisis económica" este año y el próximo, para los cuales pronosticó una contracción del 10 por ciento y el 4,5 por ciento, respectivamente.

"La caída del precio del petróleo desde mediados de 2014 ha exacerbado los desequilibrios macroeconómicos internos y las presiones sobre la balanza de pagos", argumentó sobre el país, altamente dependiente de sus exportaciones de crudo y que enfrenta una elevada inflación y la escasez de bienes básicos.

Otra nación golpeada por la caída de los precios del petróleo es Ecuador, para cuya economía dolarizada el FMI estimó una contracción de 2,3 por ciento y 2,7 por ciento en 2016 y 2017, respectivamente, una mejora importante frente a la caída de 4,5 por ciento y 4,3 por ciento estimada en abril.

México, por su parte, está sintiendo el impacto de la "atonía" de las exportaciones en el primer semestre, por lo que el FMI revisó a la baja su estimación de crecimiento a 2,1 por ciento para este año y a 2,3 por ciento para el próximo, 0,3 puntos menos en ambos casos frente a la previsión de abril.   Continuación...