20 de mayo de 2016 / 20:33 / hace un año

Presión para un alza de tasa de interés en México aumenta mientras fondos venden pesos

LONDRES/CIUDAD DE MÉXICO, 20 mayo (Reuters) - México se ha convertido en un punto débil de los mercados emergentes, con sus autoridades enfrentando una creciente presión para subir las tasas de interés para defender al peso, visto por inversores como una opción barata para tomar posiciones cortas en otras monedas emergentes.

Tras un largo tiempo de ser favorito entre los inversionistas en bonos, la fortuna de México cambió este año cuando el peso se vio repetidamente bajo ataque, forzando una extraordinaria intervención en febrero junto con un aumento de 50 puntos base en la tasa de interés de referencia.

Aunque la maniobra ahuyentó a especuladores, la presión está subiendo otra vez. Las apuestas contra el peso se cuadruplicaron en la semana del 13 de mayo, según los últimos datos disponibles del mercado de futuros de Chicago, que mostró 45,000 contratos netos cortos, equivalentes a unos 1,200 millones de dólares.

El peso se ha depreciado un 8.0 por ciento este mes, el segundo peor desempeño entre monedas emergentes después del rand sudafricano, según datos de Reuters. tmsnrt.rs/1W2cV3l

Esto significa presión acumulándose sobre el banco central para subir su tasa de interés, reflejada en el reciente y veloz movimiento al alza de los swaps de tasas de interés mexicanos (IRS), esencialmente derivados que reflejan las expectativas del mercado para las tasas en el futuro.

El IRS a tres meses, por ejemplo, ha subido a un 4.22 por ciento, desde el 4.10 por ciento en que estuvo hace dos semanas. tmsnrt.rs/1Ve0el0

“Lo que el mercado está diciendo es que la única forma de llevar al peso/dólar abajo es vía un alza de tasa de emergencia”, dijo el jefe de análisis de mercados emergentes de Commerzbank, Peter Kinsella.

“La tasa actual es de solo 3.75 por ciento entonces el mercado está esperando un alza de unos 50 puntos base”, agregó.

Una serie de factores están conspirando contra el peso en estos días.

Primero, más de un tercio de los bonos locales están en poder de fondos extranjeros, muchos de los cuales están cubriendo su exposición vendiendo pesos.

Segundo, el mercado local de deuda está altamente correlacionado con el movimiento de los rendimientos de Estados Unidos. Analistas de Citi lo identifican como el más destacado en mercados emergentes en términos de beta -una medida de volatilidad- frente a los bonos del Tesoro.

Tercero, los fondos a menudo negocian al peso como un activo representativo de otras monedas emergentes, de hecho el Banco de Pagos Internacionales (BIS) lo sitúa como la moneda emergente más negociada. Su participación en el volumen diario global duplica la de la lira turca y el rand sudafricano, por ejemplo.

“Si la Fed sube las tasas todas las monedas emergentes estarán bajo presión. Hay varias maneras de expresar esta visión y una de las más baratas de hacerlo es a través del peso mexicano”, dijo Jason Maratos, jefe del fondo de cobertura Onslow Capital Management Limited en Londres.

Y esto ocurre porque las tasas de interés en México y los rendimientos de sus bonos son bajos con relación a otros mercados emergentes vulnerables.

“México tiene uno de los déficit de cuenta corriente más amplios en los mercados emergentes y, a diferencia de la lira y el rand, es una moneda barata de vender. En esos mercados tú tienes que pagar 8-10 por ciento de rendimiento, pero en México, con un déficit solo ligeramente mejor que el de Turquía y Sudáfrica, te cuesta menos de 4.0 por ciento hacer un corto”, dijo Manik Narain, estratega de UBS.

El banco central podría también intervenir directamente en el mercado de cambios vendiendo dólares pero analistas estiman que será diligente en proteger sus reservas. De acuerdo con datos de Bank of America Merrill Lynch (BAML), las reservas mexicanas pueden pagar por cinco meses de importaciones, justo por encima de los tres meses que se estiman como mínimo seguro.

Usando otro criterio sobre idoneidad de las reservas, las de México son equivalentes al total de la deuda externa bruta con vencimiento en los próximos 12 meses, según otro cálculo de BAML. (Reporte de Sujata Rao y Maiya Keidan en Londres y Michael O‘Boyle en Ciudad de México, editado en Español por Jean Luis Arce/Manuel Farías)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below