Extraen vestigios de mítica "Ciudad Blanca" en selva de Honduras

martes 12 de enero de 2016 17:09 CST
 

CATACAMAS, Honduras, 12 ene (Reuters) - Vestigios de una mítica ciudad oculta en la intrincada selva hondureña de La Mosquitia, donde operan cárteles del narcotráfico, empezaron a ser extraídos el martes por arqueólogos en medio de una estricta vigilancia militar.

Las ruinas de una cultura desconocida fueron descubiertas en 2012, alimentando la leyenda de la llamada "Ciudad Blanca" presuntamente edificada por una civilización precolombina.

Los investigadores mostraron a la prensa una vasija con asas con cabezas de buitre y una artesa con cabezas de jaguar y hombre elaboradas con barro que datan de entre los años 1,000 a 1,500 y fueron extraídas de un sitio ceremonial bautizado como "Ciudad Jaguar", al este de Honduras.

Estas piezas son parte de las más de 60 descubiertas hasta ahora en el sitio donde se encuentran tres ciudades que ocupan una extensión de más de 20 kilómetros cuadrados, según el director del Instituto de Antropología e Historia, Virgilio Paredes.

"Estamos hablando de una cultura nueva, de una cultura diferente", dijo Christ Fischer, arqueólogo de la Universidad Estatal de Colorado que participa en la investigación.

El hallazgo está ubicado a unos 600 kilómetros del departamento Copán, en el extremo occidental del país, donde se desarrolló la civilización maya, que floreció también en el sur de México y en los actuales territorios de Belice, Guatemala y El Salvador entre los años 200 antes de Cristo y 950 de nuestra era.

Se presume que la "Ciudad Blanca" era una enorme construcción en piedra de ese color en medio de la selva de La Mosquitia, en la costa atlántica de Honduras, en la que se tallaron figuras de animales y seres humanos a escala elaboradas por escultores de una civilización perdida, según testimonios de la etnia local Pech, radicada ancestralmente en esa región.

La ciudad sagrada es referida también por expedicionarios españoles que llegaron a la región cuando se iniciaba la colonización.

En 1939, el fallecido explorador estadounidense Theodore Morde asegura en el libro "The City of the Monkey God" haber llegado a "Ciudad Blanca" y visto pirámides y extrañas estatuas, entre ellas la de un mono.   Continuación...