EEUU presentará a la ONU sus planes para combatir cambio climático

domingo 29 de marzo de 2015 11:54 CST
 

Por Alister Doyle y Valerie Volcovici

OSLO/WASHINGTON, 29 mar - Estados Unidos presentará a la ONU a comienzos de esta semana su plan para ralentizar el calentamiento global, pero la mayor parte de los gobiernos no cumplirán la fecha límite informal del 31 de marzo, lo que complicará el trabajo sobre el acuerdo climático global para diciembre.

La presentación del plan estadounidense, que tendrá lugar el lunes o el martes, según un funcionario de la Casa Blanca, se añade a las estrategias para después de 2020 ya presentadas por los 28 países de la Unión Europea, México, Suiza y Noruega.

Juntos, suman un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. Pero otros grandes emisores como China, India, Rusia, Brasil, Canadá y Australia dicen que están esperando hasta que se acerque la fecha de la cumbre de París que se celebrará en diciembre, convocada para firmar un acuerdo climático global.

"No es la situación ideal", dijo Niklas Hoehne, socio fundador del Nuevo Instituto de Clima en Alemania, que supervisa los compromisos, conocidos como Contribuciones Determinadas Nacionales Previstas (INDC, por su sigla en inglés).

En 2013, la ONU invitó a presentar las INDC el 31 de marzo de 2015 por parte de los gobiernos que estuvieran "listos para hacerlo", pero el retraso de las presentaciones complican a la cumbre de París, porque será más duro juzgar a las que se entreguen tarde.

"Cuanto más temprano, mejor", dijo Jake Schmidt, del Consejo de Defensa de Recursos Nacionales de Estados Unidos. "Permite a la gente ver los objetivos de otros y juzgar si se aceptan o no", añadió.

Estados Unidos tiene previsto recortar las emisiones de un 26 a un 28 por ciento de los niveles de 2005 antes de 2025.

México se convirtió el viernes en la primera economía emergente en presentar un compromiso, asegurando que sus emisiones alcanzarían su punto máximo en 2026.

Los países en vías de desarrollo tienen objetivos menos estrictos que los estados desarrollados, ya que necesitan más energía para impulsar sus economías. (Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)