A FONDO-Ataque a estudiantes desata búsqueda de más desaparecidos en México

viernes 5 de diciembre de 2014 09:15 CST
 

Por Anahí Rama y Lizbeth Díaz

IGUALA, México, 5 dic (Reuters) - Por años, cuando alguien desaparecía en el montañoso estado mexicano de Guerrero, los familiares no se atrevían a hacer ningún escándalo, a sabiendas de que podrían ser las próximas víctimas.

Varias bandas del crimen organizado en este estado productor de heroína del sur del país han mantenido aterrorizada a la población extorsionando, matando y secuestrando con la complicidad de la policía, lo que aplacaba cualquier denuncia.

Pero la desaparición de 43 estudiantes de magisterio hace dos meses en la ciudad guerrerense de Iguala, a manos de uno de estos grupos y de la policía local, desató indignadas protestas en un país que permanecía anestesiado por la larga y sangrienta guerra antinarco.

El caso expuso las grietas de la estrategia de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto, quien durante sus primeros dos años en el Gobierno se centró en impulsar reformas económicas profundas sin dar prioridad a la grave crisis de impunidad, corrupción policíaca y crimen que campea en el país.

Aprovechando el momento, y que la ciudad está sitiada por policías de élite y militares, las afligidas familias de más de 300 desaparecidos en años previos en Iguala y pueblos cercanos decidieron dejar de lado el miedo y salir a buscarlos.

Bajo un sol abrasador y armados con picos y palas, suben a las empedradas montañas a excavar para tratar de hallar aunque sea un hueso que les permita identificar a sus seres queridos a través de una prueba de ADN, o colocan marcas en lugares donde la tierra está removida y podría haber fosas.

"Uno se duerme y despierta esperando que ya esté su hijo ahí, pero vuelve la amargura de no saber nada de él", se lamentó Luis Manuel Muñoz, de 62 años, quien busca a su hijo Cuauthémoc desde el 2010. "México está viviendo algo muy horrible".

El jubilado relató que un sobrino suyo fue hallado en 2009 con la cara desollada, uno de los más horribles modus operandi del narco, y otro conocido fue encontrado descuartizado un año después, los dos al costado de una carretera.   Continuación...