Para las policías del mundo, la fuerza de la ley suele ser la ley de la fuerza

martes 25 de noviembre de 2014 08:44 CST
 

Por Kevin Liffey

25 nov (Reuters) - La policía de Estados Unidos está presionada no solo por la muerte de un adolescente desarmado en Ferguson, Misuri, en un caso en el que un gran jurado decidió no presentar cargos contra el oficial que disparó, sino también por la respuesta a las protestas, en ocasiones violentas, que siguieron al incidente.

La imagen en agosto de la policía con ropa de camuflaje, apoyada por vehículos blindados y rifles de asalto, fue un recordatorio de que algunos departamentos policiales estadounidenses han adquirido recientemente poderosos excedentes militares de las guerras en el extranjero.

Lo cierto es que son muchas las legislaciones en todo el mundo con reglas de enfrentamiento que permiten el uso de la fuerza letal de forma relativamente libre.

Por ejemplo, el Ministerio del Interior de Venezuela indica que, si han fallado los métodos pacíficos de resolución, la policía debe advertir a los manifestantes violentos que habrá un uso "progresivo y diferenciado de la fuerza".

Aunque no deben llevarse armas de fuego a protestas pacíficas, cuando explota la violencia el énfasis debe ser evitar daños a niños, embarazadas y ancianos.

La policía de Afganistán, objetivo en muchas ocasiones de ataques armados, está autorizada oficialmente a responder con armas "y explosivos", si bien solo cuando otros métodos hayan fallado y se hayan hecho al menos seis advertencias.

Pero por cada regulación que da a los agentes una amplia discreción en el uso de armas de fuego, hay otro código que limita tajantemente su uso.

Las fuerzas antidisturbios de México e India siguen protocolos definidos de escalada de los conflictos, que van desde las advertencias verbales a la contención física, gases lacrimógenos, cañones de agua o espray de pimienta, balas de goma y bastones, hasta el uso de armas de fuego.   Continuación...