Presidente de México promete justicia en supuesta masacre de estudiantes

lunes 6 de octubre de 2014 14:08 CDT
 

MEXICO DF, 6 oct (Reuters) - El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo el lunes que su Gobierno esclarecerá una supuesta masacre de decenas de estudiantes en el sureño estado de Guerrero, que podrían haber sido asesinados por una conspiración entre policías locales y el crimen organizado.

Las autoridades investigan si 28 cuerpos quemados hallados el fin de semana en las afueras de la ciudad de Iguala, en Guerrero, corresponderían a parte de un grupo de 43 estudiantes que desaparecieron el 26 de septiembre en esa localidad tras un enfrentamiento con policías municipales.

"La instrucción que he dado a los elementos, o a las instituciones que forman parte del Gabinete de Seguridad, para que actuemos en el marco de nuestras atribuciones y podamos contribuir al debido esclarecimiento de estos hechos, a dar con los responsables y aplicar la ley de manera estricta", dijo Peña en un mensaje a medios de comunicación.

El presidente dijo que el gobierno federal será el encargado de dar a conocer los avances en torno al caso, que sería la peor masacre del crimen organizado desde las matanzas de inmigrantes de San Fernando, ocurridas en 2010 y 2011.

El gobierno federal estaba siendo criticado por no intervenir en Guerrero como lo ha hecho en otros estados acosados por los cárteles del narcotráfico, que también se dedican a extorsiones, secuestros y trata de personas.

"Lamento de una forma muy particular la violencia que se ha dado, y sobre todo que sean jóvenes estudiantes los que hayan resultado afectados", añadió.

El gobierno de Guerrero ha detenido a casi 30 personas como responsables de estos delitos, la mayoría policías de Iguala, donde ocurrió la agresión. El alcalde del municipio y su secretario de seguridad huyeron luego de que se les girara una orden de presentación para declarar.

El gobierno estatal también ha dicho que en un tiempo no mayor a 30 días, y con el apoyo de especialistas forenses internacionales, tendrían la identificación de los 28 cadáveres calcinados.

Guerrero tiene la mayor tasa de homicidios de México, con 63 asesinatos por cada 100,000 habitantes.

Tanto el Gobierno del presidente Enrique Peña, como el de su antecesor Felipe Calderón, desplegaron operativos militares y con policías federales para contener la violencia en la zona, pero los resultados han sido escasos.

Cerca de 100,000 personas han sido asesinadas desde finales del 2006, cuando Calderón lanzó una ofensiva contra los cárteles del narcotráfico con militares y policías federales. (Reporte de Lizbeth Díaz, editado por Anahí Rama. LEA)