Descubren fosa común en violento estado mexicano de Guerrero

sábado 4 de octubre de 2014 17:49 CDT
 

Por Jorge Dan

IGUALA, México, 4 oct (Reuters) - Autoridades descubrieron una fosa común en el violento estado mexicano de Guerrero, dijo el sábado la fiscalía estatal, en momentos en que la policía rastrea la zona en busca de decenas de jóvenes desaparecidos tras un enfrentamiento con policías durante una protesta la semana pasada.

El descubrimiento fue hecho justo antes del mediodía en las afueras del noroeste de la ciudad de Iguala, donde ocurrió el enfrentamiento. Policías municipales y estatales acordonaron la entrada del camino que lleva hasta una colina donde varios vehículos policiales habían entrado.

El fiscal del estado, flanqueado por guardias armados, llegó al sitio, pero sólo confirmó que las autoridades estaban examinando la tumba.

"En las próximas horas se determinarán las causas de la muerte, cuántos son y demás estudios en materia de criminalística que se están realizando", dijo a Reuters Jorge Valdez, portavoz de la fiscalía de Guerrero, y añadió que los cuerpos estaban siendo exhumados.

Iguala se encuentra a unos 193 kilómetros al sur de la Ciudad de México, en el sureño Guerrero, donde la violencia está en aumento y sede de una serie de enfrentamientos entre estudiantes, policías y hombres armados la semana pasada. Al menos seis personas murieron en varios incidentes.

Las autoridades reportaron el lunes la desaparición de 57 jóvenes tras el incidente en Iguala, donde operan grupos del narcotráfico. Pero de esa cantidad, 13 han reaparecido luego de que huyeron a refugiarse en sus casas u otros lugares. Las autoridades estatales creen que al menos diez de los desaparecidos fueron subidos a patrullas de la policía.

El gobernador del estado, Angel Aguirre, dijo a principios de esta semana que fotos mostraban que la policía se había llevado a algunos estudiantes. Veintidós policías fueron detenidos el domingo acusados de matar a dos estudiantes durante los enfrentamientos en Iguala.

Muchas fosas comunes se han encontrado de México en los últimos años y meses, el macabro legado de la violencia de las bandas del narcotráfico que ha matado a alrededor de 100,000 personas desde 2007.

Por separado, el procurador federal, Jesús Murillo, dijo esta semana que tres soldados habían sido acusados de homicidio por la muerte de 22 presuntos narcotraficantes durante un enfrentamiento a finales de junio.

Murillo dijo que los tres soldados eran parte de un grupo de 8 soldados involucrados en el incidente sucedido el 30 de junio en Tlatlaya en las afueras del Estado de México, en la frontera con Guerrero y Michoacán. (Con reporte adicional de David Alire, escrito en español por Adriana Barrera)