A FONDO-La brutalidad y "La Bestia": por qué la migración de niños a EEUU está descendiendo

miércoles 13 de agosto de 2014 08:00 CDT
 

Por Gabriel Stargardter

ARRIAGA, México, 13 ago (Reuters) - Cuando Javier Soto, un desempleado hondureño de 26 años, trató de entrar ilegalmente a Estados Unidos a principios de este año, recorrió tranquilamente su camino hasta el norte de México antes de ser capturado.

Eso no lo desanimó. Hizo otro intento la semana pasada, pero esta vez sólo llegó hasta Arriaga, una ciudad ferroviaria en el sur de México. Allí fue frenado por agentes de inmigración que trataban de disuadir a migrantes de trepar a "La Bestia", una red de trenes de carga que llega hasta el norte del país.

Agentes de inmigración y policías en camionetas sorprendieron a Soto y algunos compañeros inmigrantes cuando trataban de trepar al tren, llevándolos a huir en medio de la noche.

Lugareños dijeron que era la segunda redada de autoridades mexicanas en menos de una semana, parte de la estrategia para frenar el enorme flujo de inmigrantes que se ha vuelto un dolor de cabeza para el presidente estadounidense Barack Obama y ha desbordado los recursos fronterizos de Estados Unidos.

La Casa Blanca dijo la semana pasada que el número de niños migrantes centroamericanos que cruzan la frontera de Estados Unidos ha caído fuertemente. La pregunta es por qué.

Estados Unidos señala entre las razones el intenso calor del verano, pero investigaciones de Reuters en el sur de México y América Central apuntan a una combinación de factores.

Estos factores incluyen un control más estricto de la frontera, redadas en torno a la peligrosa Bestia -como la que casi atrapó a Soto-, y puestos de control de carreteras.

También se suman historias de horror contadas por deportados que se toparon con bandas del narcotráfico que los secuestraron en su camino al norte, una campaña de Estados Unidos sobre los peligros del viaje y los arrestos de varios traficantes de personas o "coyotes".   Continuación...