ACTUALIZA 1-México captura a capo narco vestido con camiseta del "Tri"

martes 24 de junio de 2014 17:41 CDT
 

(Actualiza con confirmación del Gobierno, citas)

MEXICO DF, 24 jun (Reuters) - El líder del debilitado cártel de los Arellano Félix fue detenido en México aparentemente en medio de los festejos por la clasificación de la selección de fútbol a los octavos de final del Mundial, según una fotografía divulgada por las autoridades que lo muestra con una camiseta del equipo y la cara pintada.

Fernando Sánchez Arellano, buscado por Estados Unidos y México desde hace varios años, fue capturado el lunes en una casa de la fronteriza ciudad de Tijuana, sede del grupo delictivo que forjaron sus familiares, algunos ya muertos en tiroteos y otros en la cárcel.

"Durante la detención se le aseguraron aproximadamente 100,000 dólares en efectivo (...) la PGR ofreció desde enero de 2011 una recompensa de 30 millones de pesos para quien proporcionara información que permitiera su captura", confirmó el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido.

Rubido mostró una fotografía de Sánchez con la camiseta del "Tri" y la cara pintada con los colores verde, rojo y blanco de la bandera mexicana.

La detención de Sánchez Arellano, de la que participaron elementos de la fiscalía federal (PGR) y militares, se produjo sin que hubiera disparos.

El capo asumió el mando del cártel en 2008 tras la captura de todos sus familiares y la detención de uno de sus rivales, Teodoro García Simental, con quien mantenía una puja por el control de la organización delictiva que derivó en cientos de homicidios.

La detención de Sánchez se da a pocos meses de la recaptura del hombre más buscado de México, Joaquín Guzmán Loera alias "El Chapo", líder del cártel de Sinaloa que controla el tráfico de drogas en la región.

"El Chapo" y los Arellano Félix consolidaron una alianza entre 2008 y 2009 en Tijuana, permitiendo el uso de rutas para el tráfico de droga, pero actualmente no está claro si siguen siendo aliados.

Sánchez, de 37 años, operaba en prácticamente todo el estado de Baja California, y está sospechado de tráfico de droga, extorsión, secuestros y homicidios.

Más de 90,000 personas han muerto en México desde que el ex presidente Felipe Calderón (2006-2012) lanzó una campaña contra los cárteles de la droga, lo que llevó a la captura de varios líderes pero al mismo tiempo atomizó a estas organizaciones y las llevó a diversificar sus actividades a extorsiones, secuestros, piratería y tráfico de personas, entre otros delitos. (Reporte de Lizbeth Díaz, escrito por Adriana Barrera; editado en español por Hernán García)