MUNDIAL-FIFA dice no hubo nada inusual en exámenes antidopaje de jugadores de Costa Rica

domingo 22 de junio de 2014 12:08 CDT
 

RIO DE JANEIRO, 22 jun (Reuters) - La decisión de enviar a siete futbolistas de Costa Rica a practicarse exámenes de dopaje en lugar de los habituales dos luego del partido ante Italia por el Mundial fue un procedimiento regular, dijo el domingo la FIFA.

Costa Rica se enfureció con el incidente ocurrido luego de su victoria 1-0 el viernes por el Grupo D en Recife, porque consideró que podría levantar sospechas.

No obstante, un portavoz de FIFA dijo que dos jugadores fueron llamados para los exámenes antidopaje de rutina luego del partido, mientras los restantes cinco necesitaban ser examinados para lo que se conoce como pasaportes biológicos.

Más del 90 por ciento de los jugadores del Mundial fueron examinados para los pasaportes biológicos antes del torneo, mientras que el resto, incluidos los cinco de Costa Rica, tenían que ser evaluados durante la competencia, dijo una portavoz de la FIFA.

"Fue un procedimiento normal, no hubo nada suspicaz", destacó la fuente en una rueda de prensa de la FIFA.

La Federación de Costa Rica criticó la forma en que las pruebas fueron llevadas a cabo en un comunicado en su página web (www.fedefutbolcr.com).

"Nosotros creemos, aceptamos y confiamos en los controles de dopaje que son llevados a cabo por la FIFA, pero queremos una explicación sobre por qué fueron llamados tantos jugadores", dijo Adrián Gutiérrez, presidente del comité de selecciones nacionales de la federación.

"Lo que nos sorprende es que siete jugadores fueron llevados a las pruebas antidopaje al mismo tiempo, lo que conduce a la sospecha de que los jugadores de Costa Rica están involucrados en dopaje", agregó.

Costa Rica, que también venció a Uruguay en su primer partido, clasificó por segunda vez a los octavos de final de un Mundial. El martes, el equipo centroamericano se medirá en Belo Horizonte con Inglaterra buscando sumar un punto que la deje primera en su zona. (Reporte de William Shomberg y Brian Homewood, editado en español por Daniela Desantis)