Partido opositor abandona debate y complica avance de reforma energética en México

miércoles 18 de junio de 2014 11:16 CDT
 

MEXICO DF, 18 jun (Reuters) - Las discusiones en México de las leyes secundarias de una reforma energética, considerada clave por el Gobierno para animar a la economía, amenazaban con demorarse luego de que la principal fuerza de oposición abandonó en la víspera el debate en el Senado.

El conservador Partido Acción Nacional (PAN), al que el presidente Enrique Peña Nieto necesita para que avancen sus proyectos, acusa que diputados oficialistas pretenden reabrir la discusión de algunos detalles de una reforma electoral que ya había sido aprobada por el Congreso en mayo.

El partido derechista, en su diálogo con el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha condicionado la votación de las leyes reglamentarias de energía a que primero los estados adecuen sus legislaciones electorales para vigilar que los gobernadores no metan las manos en los comicios locales.

Un retiro prolongado de los senadores panistas podría retrasar los planes del PRI de tramitar las normas energéticas en periodos extraordinarios de los plenarios de ambas cámaras antes del 1 de septiembre, cuando se inician las sesiones ordinarias del Congreso.

"Nos levantamos de la mesa de negociación de la reforma energética hasta en tanto el PRI se quite esa intención de modificar la ley electoral porque fue un acuerdo y los acuerdos se deben de cumplir", dijo la noche del martes a reporteros el coordinador de los senadores del PAN, Jorge Luis Preciado.

"Si quieren lo postergamos hasta el 2020 mientras no haya reforma político-electoral de fondo en los estados (...) con nosotros que no cuente para la reforma energética", añadió.

Con las normas reglamentarias de energía se espera que la petrolera estatal Pemex concrete alianzas con grandes multinacionales del sector, impulsando la estancada producción de crudo, pese a la oposición de la izquierda que acusa que se entrega el sector a manos extranjeras.

Peña espera que con su programa de reformas, que incluye también al sector telecomunicaciones, la economía de México comience a crecer a tasas de más de un 5 por ciento anual, frente a una expansión del 2.7 por ciento que el Gobierno proyecta para este año. (Reporte de Noé Torres Editado por Miguel Angel Gutiérrez)