MUNDIAL-Confianza es la palabra clave para que japonés Kagawa pueda brillar en Brasil

martes 17 de junio de 2014 15:13 CDT
 

17 jun (Reuters) - Dos temporadas marginado de la alineación titular del Manchester United han convertido a la estrella del fútbol japonés Shinji Kagawa en una pálida imitación de sí mismo, que ahora lucha con sus nervios y su inestabilidad psicológica para poder hacer pie en el Mundial.

El mediocampista creativo de 25 años tuvo un debut mundialista para el olvido contra Costa de Marfil, con dificultades para superar al agresivo lateral Serge Aurier, quien además aprovechó la fragilidad defensiva de Kagawa para pasar al ataque y enviar los dos centros que terminaron en goles para la victoria 2-1 del equipo africano.

Sin poder retener la pelota ni conectarse con el creador de Japón Keisuke Honda, Kagawa fue reemplazado por Yoichiro Kakitani en los últimos minutos del partido correspondiente al Grupo C.

"Si este es el resultado, dice mucho sobre mí", dijo Kagawa a periodistas.

La alguna vez impensable idea de que Kagawa no sea titular en la selección japonesa para el próximo encuentro del jueves contra Grecia es ahora una posibilidad, luego de que el jugador reveló su angustia mental previa al duelo con Costa de Marfil.

"Perdí la batalla conmigo mismo", declaró Kagawa a la agencia Kyodo esta semana. "Había presión y nervios, y al comienzo cometí errores. No pude entrar en ritmo y fui derrotado psicológicamente", admitió.

Kagawa no fue el único con un flojo desempeño en el campeón de Asia, que se había puesto en ventaja a los 16 minutos con un espléndido remate de Honda.

De todos modos, el entrenador de Japón, el italiano Alberto Zaccheroni, es conocido por su lealtad y es poco probable que haya muchos cambios, por lo que Kagawa tendría otra oportunidad de redescubrir el sobresaliente nivel que mostró para ayudar al Borussia Dortmund a ganar dos títulos consecutivos de la Bundesliga, antes de ser transferido al Manchester United. (Escrito por Patrick Johnston en Brasilia. Editado en español por Damián Pérez)