MUNDIAL-Goles en contra se convierten en el centro de atención de la Copa

lunes 16 de junio de 2014 11:20 CDT
 

16 jun (Reuters) - En un Mundial lleno de partidos emocionantes y marcadores abultados, los goles en contra están jugando un papel prominente en Brasil.

De hecho, tras la disputa de apenas 11 partidos, los goles en contra ocupan con orgullo el primer puesto en la lista de goleadores de Brasil con un total de tres, superando por ejemplo a Neymar, Karim Benzema o Lionel Messi. Es un logro singular, teniendo en cuenta que se anotaron 39 en 19 mundiales.

En el partido inaugural del torneo el jueves, el defensor de Brasil Marcelo desvió el balón hacia su propia meta para darle sorpresivamente la ventaja a Croacia y convertirse en el primer brasileño que anota un autogol en la historia de la Copa del Mundo.

Tres días más tarde, el gol en contra regresaba.

En el segundo juego del domingo, un disparo del delantero francés Benzema chocó contra el poste y parecía encaminarse de nuevo hacia el campo de juego antes de que el portero de Honduras Noel Valladares arañara la pelota y la enviara dentro de su propio arco.

Su esfuerzo desesperado por sacar el balón resultó en vano, en una decisión confirmada tras el primer uso de la tecnología de la línea de gol en la Copa del Mundo.

Más tarde, el bosnio Sead Kolasinac se adjudicó el gol en contra más rápido en la historia del torneo cuando superó a su portero en el tercer minuto del partido contra Argentina por el Grupo F.

El récord de goles en contra en un torneo individual fue de seis en Francia 98 pero es una cifra que podría estar bajo amenaza cuando todavía restan 53 partidos por jugarse en Brasil.

Bulgaria, México y España son los "especialistas" en goles en contra con tres cada uno, mientras que Trinidad & Tobago es el único país que anotó más autogoles que goles regulares.

El jugador del equipo caribeño Brent Sancho anotó para Paraguay en la fase de grupos del Mundial 2006 y los trinitarios no lograron marcar tantos en sus tres partidos del torneo. (Reporte de Ed Osmond, editado en español por Daniela Desantis)