MUNDIAL-Messi se niega a pagar precio desorbitado por alquiler de mansión en Brasil

miércoles 11 de junio de 2014 14:46 CDT
 

SAO PAULO, 11 jun (Reuters) - Los desorbitados precios de los arriendos de propiedades en Brasil durante la Copa del Mundo se han cobrado una nueva víctima: el delantero argentino Lionel Messi, el futbolista mejor pagado del mundo.

Messi desechó planes para alquilar una mansión para su familia en las afueras de la ciudad de Belo Horizonte mientras dure el Mundial, según una edición online del periódico O Estado de S.Paulo.

Según reportes, el nuevo contrato con el Barcelona de España incluirá un salario anual de 27 millones de dólares para el cuatro veces ganador del Balón de Oro.

Messi y su entorno consideraron caro un alquiler de 150.000 reales (67.600 dólares) por una estadía de un mes en una mansión de casi 2.000 metros cuadrados, informó el medio. Además de proponer un alquiler más barato, el entorno de Messi presionó al dueño para instalar un recinto cercado para propósitos privados.

Una fuente con conocimiento de las negociaciones confirmó algunos de los términos, agregando que las conversaciones se cayeron a principios de mayo.

El entorno de Messi hizo una oferta que "no me conformó. El acuerdo no prosperó", dijo al diario O Estado de S.Paulo Nassif, el dueño de la mansión.

Los esfuerzos por contactar a Nassif y al padre de Messi, Jorge, quien gestiona los asuntos comerciales del futbolista, no tuvieron éxito. Un portavoz del jugador argentino declinó hacer comentarios.

La mansión tiene siete suites, 13 salas de estar y casi 8.000 metros cuadrados de terreno junto a una laguna. En cambio, Messi decidió alquilar una casa para su familia en Río de Janeiro, dijo el diario.

Durante el Mundial, la selección argentina tiene su base de entrenamiento en Belo Horizonte, la tercera ciudad más grande de Brasil. El torneo se disputa entre el 12 de junio y el 13 de julio.

Los precios de las propiedades y alquileres se han disparado en Brasil en los últimos años. Las cotizaciones en las grandes ciudades como Río y Sao Paulo suelen estar en niveles similares a los de Nueva York, Londres y París. (Reporte de Guillermo Parra-Bernal. Editado en español por Damián Pérez)