Policía de Brasil teme violencia en protestas antes de partido inaugural del Mundial

miércoles 11 de junio de 2014 12:28 CDT
 

Por Brian Winter

SAO PAULO, 11 jun (Reuters) - La policía brasileña teme que protestas callejeras antes del partido inaugural del Mundial de fútbol el jueves en Sao Paulo deriven en violencia, dado que reportes de inteligencia indican que cientos de manifestantes intentarán bloquear las calles que conducen al estadio.

La policía ha usado grabaciones de llamadas telefónicas y publicaciones en redes sociales para reunir información sobre los movimientos y planes antes del partido en que Brasil debutará frente a Croacia, y que atraerá a 60.000 espectadores, entre ellos líderes de la FIFA y cerca de una decena de jefes de Estado, incluida la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Las manifestaciones se han sucedido desde junio del año pasado, cuando los brasileños comenzaron a demostrar su enojo por lo que consideran un gasto excesivo del Gobierno en el torneo de fútbol de un mes de duración, entre otros temas.

En su momento más álgido, las protestas llevaron a más de 1 millón de personas a las calles.

Si bien en los últimos meses las manifestaciones han sido mucho menos convocantes, a la policía le preocupa lo que describe como un grupo duro de radicales, en su mayoría hombres jóvenes, que han cometido hechos de vandalismo y se han enfrentado con la policía en otros eventos.

Varios grupos de protesta han convocado por Facebook a sus seguidores a reunirse en el centro de Sao Paulo el jueves a las 10.00 hora local (1300 GMT) para dirigirse hacia el Arena Corinthians, unos 20 kilómetros al este. El partido que da inicio oficial al Mundial comienza a las 17.00 hora local.

La vigilancia indica que algunos manifestantes están planeando evadir las barricadas de la policía y cortar Radial Leste, camino clave que será usado por las personalidades más destacadas para llegar al estadio, según tres funcionarios con conocimiento de las tareas de inteligencia.

Los manifestantes e incluso los trabajadores del metro disgustados, que han estado en huelga este mes, también intentarán obstruir la línea de trenes que muchos espectadores usarán para asistir al encuentro, agregaron los funcionarios.

La policía tiene estrictas órdenes de mantener abiertos los caminos y el transporte público.

"Si los manifestantes intentan evitar que los espectadores arriben (al estadio), la situación podría ponerse fea", dijo uno de los funcionarios bajo condición de anonimato. "La policía mantendrá los caminos abiertos, se los garantizo", añadió. (Reporte adicional de Maria Pia Palermo en Rio de Janeiro; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)