Autoridades de México investigan supuesta muerte de poderoso capo de la droga Esparragoza

lunes 9 de junio de 2014 12:55 CDT
 

MEXICO DF, 9 jun (Reuters) - Autoridades de México investigan la supuesta muerte de uno de los capos más buscados del país, Juan José Esparragoza "El Azul", quien habría muerto el fin de semana por complicaciones relacionadas con lesiones que sufrió durante un accidente vial.

Esparragoza, un aliado de Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del poderoso cartel de Sinaloa hasta su detención en febrero, habría muerto el sábado en un hospital del centro del país, donde se recuperaba de un accidente, según la página de internet especializada en narcotráfico "Río Doce".

El medio basado en Sinaloa, donde nació el narcotraficante, dijo que Esparragoza habría muerto a los 65 años, a causa de un infarto relacionado con las lesiones provocadas por el accidente.

Familiares y autoridades locales habrían dado a conocer la noticia, dijo el diario de internet.

Hasta el momento ninguna autoridad ha confirmado a Reuters la muerte del capo, pero fuentes del Gobierno federal sí comentaron que lo están investigando.

Esparragoza es una pieza importante de la dinastía de narcotraficantes que se consolidó en México durante la década de 1980, conocida como la "vieja escuela", y surgió al lado de Guzmán Loera e Ismael "El Mayo" Zambada, ambos de Sinaloa.

Autoridades de México y Estados Unidos lo han colocado como uno de sus principales objetivos, ofreciendo 30 millones de pesos y 5 millones de dólares, respectivamente, a quien proporcione información que conduzca a su captura.

Como otros miembros del cártel de Sinaloa, se sospechaba que Esparragoza se habría sometido a una cirugía plástica para evitar ser reconocido y capturado, a lo que habría ayudado su bajo perfil público.

Más de 90,000 personas han muerto en México desde que el ex presidente Felipe Calderón (2006-2012) lanzó una campaña contra los cárteles de la droga, lo que llevó a la captura de varios líderes pero al mismo tiempo atomizó a estas organizaciones y las llevó a diversificar sus actividades a extorsiones, secuestros y tráfico de personas, entre otras. (Reporte de Lizbeth Diaz; Editado por Javier López de Lérida)