MUNDIAL-Mikel debe liberarse de cadenas defensivas para que Nigeria llegue lejos en Brasil

miércoles 7 de mayo de 2014 08:30 CDT
 

Por Tony Jimenez

LONDRES, 7 mayo (Reuters) - John Obi Mikel es un futbolista que parece tener la famosa doble personalidad de Jekyll y Hyde, ya que suele jugar de manera muy diferente cuando viste la casaca verde de Nigeria y cuando usa la azul del Chelsea.

El jugador de 27 años ocupa una posición muy retrasada en su equipo, y rara vez se aventura a pasar la mitad de la cancha cuando juega en la Liga Premier inglesa.

Sin embargo, cuando juega en su selección, lo hace con una libertad y un aplomo que contradice su rol defensivo en Chelsea.

Mikel quedó segundo detrás del centrocampista marfileño Yaya

Touré (Manchester City) en el premio al mejor jugador africano del año en 2013, luego de haber ayudado a su país a ganar la última Copa Africana de Naciones en Sudáfrica.

El robusto y fuerte mediocampista parece dejar de lado sus inhibiciones cuando viste la casaca de su selección, transformándose en eje de los movimientos ofensivos del equipo y llegando al área rival para convertir algunos goles.

Los goles nunca fueron su fuerte en el Chelsea, donde tiene apenas cuatro tantos en más de 300 encuentros. El primero llegó en su partido número 185 con el club.

Mikel dijo que es el miedo de "enfurecer" al entrenador Jose Mourinho lo que lo contiene de adelantarse demasiado en el campo cuando juega en el Chelsea.   Continuación...