Detienen a alcalde de puerto clave de México por supuestos nexos con narcotráfico

lunes 28 de abril de 2014 15:41 CDT
 

MEXICO DF, 28 abr (Reuters) - Autoridades del estado de Michoacán, al occidente de México, detuvieron el lunes al alcalde del municipio de Lázaro Cárdenas, que alberga uno de los puertos más importantes del país, por presuntos nexos con el narcotráfico, en una seguidilla de casos de funcionarios que han caído por los mismos motivos.

El alcalde Arquímedes Oseguera fue detenido por agentes de la fiscalía de Michoacán, donde el gobierno federal intervino en enero con militares, marinos y policías federales ante el caos que prevalecía por los enfrentamientos entre la organización los Caballeros Templarios y grupos de autodefensa civiles.

"Fue detenido Arquímedes Oseguera por su probable relación con el líder de la organización criminal de la entidad (Servando Gómez, 'La Tuta'), así como por su probable participación en los delitos de secuestro y extorsión", dijo la fiscalía en un comunicado.

Los Templarios son un grupo criminal con tintes de secta religiosa dedicado no sólo al narcotráfico de cocaína, marihuana y metanfetaminas, sino también al secuestro y extorsión de pueblos enteros de la región llamada "Tierra Caliente".

Varios líderes de Los Caballeros Templarios, bajo el mando de "La Tuta", han caído desde enero y en las últimas semanas funcionarios han sido detenidos por su presunta relación con este grupo criminal, como ocurrió a principios de abril cuando fue detenido el ex secretario del gobierno estatal Jesús Reyna.

Reyna era uno de los principales miembros del gabinete del gobernador Fausto Vallejo y ocupó su puesto durante varios meses el año pasado mientras el titular estaba enfermo.

El Gobierno federal investiga a otros alcaldes que habrían colaborado con la delincuencia.

Los cárteles de la droga en México han diversificado sus operaciones y también se dedican a secuestrar, extorsionar, traficar con migrantes, producir piratería e incluso a la extracción ilegal de hierro para su venta en Asia.

Cerca de 82,000 personas han muerto y unas 27,000 están desaparecidas desde que el ex presidente Felipe Calderón lanzó a finales del 2006 una campaña contra los cárteles de la droga, dando algunos golpes pero generando una mayor violencia del crimen organizado, que se ha extendido a casi todo el país. (Reporte de Lizbeth Díaz, editado por Anahí Rama.)