MUNDIAL-DT de Portugal Bento necesita borrar recuerdos infelices

miércoles 7 de mayo de 2014 08:30 CDT
 

7 mayo (Reuters) - El entrenador de la selección de fútbol de Portugal, Paulo Bento, tendrá la posibilidad de borrar algunos recuerdos mundialistas infelices cuando llegue con su equipo a Brasil.

Bento jugó el Mundial 2002, cuando Portugal quedó eliminada en la fase de grupos tras una campaña desastrosa, y la derrota 1-0 ante Corea del Sur fue el último de sus 35 encuentros con el representativo nacional.

Doce años después, Bento vuelve a un Mundial tras lograr que Portugal llegue a buen puerto luego de atravesar aguas turbulentas.

El ex entrenador del Sporting de Lisboa se sentó en el banquillo de Portugal en septiembre del 2010 con el objetivo de levantar un equipo desarmado que había tenido un pésimo inicio en la eliminatoria. Bento llegó a la selección luego de que José Mourinho rechazara la oferta de la federación local.

El técnico impuso orden con rapidez, ganando sus primeros cinco partidos en el cargo, y controló el vestuario pese a sus enfrentamientos públicos con jugadores como Ricardo Carvalho y Jose Bosingwa, quienes finalmente abandonaron la selección.

Portugal tuvo una muy buena actuación en la Eurocopa 2012, donde llegó a las semifinales y perdió por penales ante España, que luego se coronó campeona.

Bento logró dejar atrás la reputación que tenía en el Sporting de ser un entrenador ultradefensivo y sus equipos tienden a ser pragmáticos y ordenados tácticamente, algo que podría esperarse debido a su pasado como mediocampista de contención.

En la Euro 2012, Bento respondió a la falta de un mediocampista de creación clásico poniendo en el centro de la cancha a Raúl Meireles, Joao Moutinho y Miguel Veloso.

El trío logró explotar el talento de Cristiano Ronaldo y Nani en los extremos, haciendo que Portugal se convirtiera en uno de los equipos más entretenidos de ver en el torneo.   Continuación...