Retraso en reformas de aeropuertos para Mundial aumenta temores en Brasil

lunes 7 de abril de 2014 10:52 CDT
 

Por Brad Haynes y Anthony Boadle

SAO PAULO/BRASILIA, 7 abr (Reuters) - A menos de 10 semanas para el inicio del Mundial, el retraso en las reformas en los nuevos aeropuertos en la mayoría de las 12 sedes aumenta el temor a congestionamiento y confusión durante el torneo que atraerá a más de 600.000 turistas a Brasil.

Algunas ciudades comenzaron incluso a preparar alternativas como instalar terminales provisorias en carpas para recibir a los hinchas en Fortaleza y Cuiabá, que juntas albergarán 10 partidos, entre ellos algunos de cuartos de final.

"Otros aeropuertos aún no han dicho nada, pero probablemente tendrán que idear planes de contingencia", dijo Carlos Ozores, el principal consultor de aviación de ICF International, que ha asesorado a aerolíneas brasileñas y operadores de aeropuertos.

La situación de los aeropuertos es especialmente sensible, pues son las inversiones más duraderas en el marco del torneo. Otros proyectos de transporte fueron cancelados o retrasados, reforzando críticas de que el Mundial dejará muy poco o nada como herencia para los brasileños.

Las soluciones de último minuto son además una receta para el caos en la compleja industria de la aviación, según analistas del sector. Las consecuencias de aperturas precipitadas de otras terminales desde Londres hasta Denver demoraron varios meses en ser subsanadas.

Y Brasil enfrenta además el desafío de recibir a los más de 600.000 visitantes llegarán para el Mundial a mediados de junio, uno de los más rápidos flujos de turistas jamás vistos en el país.

"Las personas que vengan a Brasil van a estar asombradas, especialmente los estadounidenses, por lo malos que son los aeropuertos", dijo Paul Irvine, de la agencia de viajes Dehouche en Río de Janeiro. "No habrá nada catastrófico (...) pero (los aeropuertos)serán caóticos y muy feos".

El caos sería especialmente vergonzoso para la presidenta Dilma Rousseff, que hizo una arriesgada apuesta política al privatizar un puñado de aeropuertos con la esperanza de que estuvieran listos para el Mundial. La movida rompió la tradición del izquierdista Partido de los Trabajadores de mantener activos como los aeropuertos en manos del Estado.   Continuación...