Arquidiócesis de Los Angeles pagará 13 mln dlr en acuerdo por abusos sexuales

miércoles 19 de febrero de 2014 19:53 CST
 

LOS ANGELES, 19 feb (Reuters) - Diecisiete personas que presentaron demandas por abuso sexual contra la Arquidiócesis de la Iglesia Católica Apostólica Romana de Los Angeles consiguieron un acuerdo legal por 13 millones de dólares, dijeron el miércoles abogados.

El acuerdo, alcanzado la semana pasada, evitó un juicio que se habría concentrado principalmente en las acusaciones de abuso contra el padre Nicolás Aguilar-Rivera, quien en 1988 dejó su parroquia en Los Angeles para ir a México, mientras se iniciaba una investigación en su contra. Su paradero actual se desconoce.

Once hombres que dijeron que fueron abusados por Aguilar-Rivera cuando eran niños a fines de la década de 1980 están ente las 17 personas beneficiadas por el acuerdo.

Cada uno de los 11 hombres recibirá un millón de dólares en promedio, y otros seis demandantes que acusaron de abusos a otras personas que trabajaban en la arquidiócesis obtendrán montos menores, dijeron los abogados que presentaron las demandas.

"El dinero que pagará la arquidiócesis de alguna forma es un símbolo de su responsabilidad y reconocimiento, pero de una forma muy real, permite a la gente tener otra oportunidad", dijo Anthony De Marco, uno de los abogados de los demandantes.

Las víctimas de abusos sexuales podrán usar los pagos para conseguir terapia y reconstruir sus vidas, por ejemplo, mediante la compra de una vivienda o asegurar su jubilación, agregó.

La Arquidiócesis de Los Angeles, que atiende a cerca de 4,6 millones de católicos, ha alcanzado acuerdos legales por más de 740 millones de dólares con personas que han demandado durante la última década por abusos sexuales, dijo Michael Hennigan, un abogado de la arquidiócesis.

La mayor parte correspondió a un acuerdo civil por 660 millones de dólares en el 2007 con más de 500 víctimas de abusos sexuales, en el que fue el mayor acuerdo de su tipo en Estados Unidos.

El más reciente acuerdo parece representar la última demanda pendiente contra la arquidiócesis, presentada en relación a una ley del 2002 que levantó temporalmente la prescripción del delito para que las víctimas de abusos sexuales cuando eran niños pudiesen demandar, dijo Hennigan.   Continuación...