11 de febrero de 2014 / 10:43 / hace 3 años

RPT-ACTUALIZA 1-Mexicano es condenado a 30 años en EEUU por caso "rápido y furioso"

4 MIN. DE LECTURA

(Repite sin cambios nota transmitida la noche del lunes)

Por Brad Poole

TUCSON, EEUU, 10 feb (Reuters) - Una corte de Estados Unidos condenó el lunes a 30 años de prisión en una cárcel federal a un ciudadano mexicano que se declaró culpable del homicidio de un agente de la Patrulla Fronteriza de ese país en el 2010 durante un tiroteo.

Manuel Osorio-Arellanes, de 37 años, fue sentenciado a 30 años de prisión durante una audiencia en la Corte de Distrito de Tucson por el asesinato del agente fronterizo Brian Terry, descontando los 38 meses que ya ha cumplido detenido.

El caso atrajo la atención internacional luego de que dos fusiles AK-47 hallados en la escena fueron vinculados a la fallida investigación "rápido y furioso" de la agencia encargada del control de armamento en Estados Unidos, la ATF.

La madre de Terry y dos hermanas hablaron durante la audiencia, diciendo a la corte que su muerte a los 40 años tuvo repercusiones en toda la familia.

"Manuel, nos has quitado a un héroe, pero no nos puedes quitar su honor", dijo la hermana de Terry, Kelly Willis, a Osorio-Arellanes, mirando al acusado, cuyos pies estaban esposados y sus manos encadenadas a su cintura.

"Tu ya te has llevado tanto como puedo soportar", agregó, diciendo que Osorio-Arellanes era un cobarde que escogió el camino incorrecto en la vida y prometió borrarlo de su mente.

Osorio-Arellanes se declaró culpable en octubre del 2012 de un cargo de homicidio en primer grado como parte de un acuerdo con la fiscalía que eliminó la posibilidad de la pena de muerte si hubiese enfrentado un juicio.

En su declaración de culpabilidad, Osorio-Arellanes admitió que estaba en Estados Unidos ilegalmente para robarle a contrabandistas, pero negó haber disparado el tiro que mató a Terry, miembro de la unidad de elite BORSTAR de la Patrulla Fronteriza.

"Nada puede traer de regreso al agente Terry, quien entregó su vida protegiendo a su país", dijo al fiscal estadounidense Laura Duffy en un comunicado.

"Esperamos que, a partir de hoy con esta significativa sentencia, la Justicia dará algo de alivio a los miembros de la familia. Nosotros continuaremos nuestra incansable búsqueda de aquellos responsables por el trágico ataque contra el agente Terry", sostuvo.

Un total de cinco mexicanos han sido acusados por su relación con la muerte de Terry, aunque dos permanecen prófugos.

La fallida operación encubierta "Rápido y Furioso" que se realizó desde fines del 2009 a comienzos del 2011 desde la oficina en Phoenix de la ATF y la fiscalía general, y permitió que armas cruzará la frontera hacia México.

La meta era intentar seguir las armas compradas por los testaferros de miembros de los cárteles del narcotráfico. Sin embargo, en la mayoría de los casos los agentes de la ATF no siguieron a las a armas más allá del comprador inicial.

La muerte de Terry inició una tormenta política cuando reveló que la operación encubierta de la ATF, en la que unas 2.000 armas fueron vendidas a testaferros de los poderosos carteles del narcotráfico en México. (Escrito por y reporte adicional de Dan Whitcomb; Traducido por Tomás Sarmiento; Editado por Ricardo Figueroa)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below