CORREGIDO-Al menos nueve muertos tras irrupción de grupo comando en penal México

viernes 3 de enero de 2014 14:26 CST
 

(Corrige en primer párrafo que entre los muertos hay atacantes, no agentes)

MEXICO DF, 3 ene (Reuters) - Un grupo de delincuentes disfrazados como policías ingresó el viernes a una prisión del sur de México, en el violento estado de Guerrero, provocando un enfrentamiento armado en el que murieron nueve personas entre reos y atacantes.

El estado de Guerrero es uno de los más violentos del país. Allí, organizaciones delictivas como Los Caballeros Templarios y los Zetas, entre otros, se disputan las regiones para cometer diversos ilícitos, además del tráfico de droga.

"Una vez dentro del penal, el grupo armado inició un enfrentamiento contra internos y posteriormente contra custodios de una torre de seguridad, donde fueron abatidos cuatro reclusos y cinco de los agresores", dijo la fiscalía del estado a través de un comunicado.

Uno de los atacantes y un custodio permanecían hospitalizados con heridas de arma de fuego.

"Hasta el momento no se sabe si planeaban una fuga masiva o simplemente fue una rivalidad entre grupos delictivos, se está en proceso de identificar", dijo a Reuters una fuente de seguridad que prefirió el anonimato.

México ha vivido en los últimos años un sinnúmero de motines que derivaron en fugas o la muerte de decenas de internos y custodios, por lo que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) alertó en 2013 sobre el alto grado de participación de grupos delictivos que tratan de gobernar las prisiones.

Más de 82,000 personas han muerto en México desde que el ex presidente Felipe Calderón (2006-20012) lanzó una campaña frontal contra los cárteles de la droga.

Esta campaña derivó en que algunas organizaciones delictivas se fragmentaran, pero otras se fortalecieron y diversificaron sus actividades a secuestros, tráfico de inmigrantes, extorsiones, trata de personas y otros delitos.

En el primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto los homicidios bajaron, pero subieron los secuestros y las extorsiones sin que hayan cambios sustanciales en la estrategia de seguridad, según analistas. (Reporte de Lizbeth Díaz, editado por Anahí Rama y Javier Leira.)