Hospitalizan a seis en México por posible contaminación radiactiva tras robo de carga

viernes 6 de diciembre de 2013 16:15 CST
 

MEXICO DF, 6 dic (Reuters) - Seis personas se encuentran hospitalizadas en México para evaluar si están contaminadas por una carga radiactiva que esta semana fue robada y posteriormente recuperada, dijo el viernes un funcionario.

Autoridades hallaron el miércoles en el municipio de Hueypoxtla, en el Estado de México, vecino a la capital, un equipo de teleterapia desechado por uno de los servicios de salud estatales en cuyo cabezal contenía cobalto-60 y que fue robado esta semana cuando era traslada en un camión.

"Tenemos seis pacientes del sexo masculino que están siendo motivo de valoración, de observación, de estudios", dijo el secretario de Salud del central estado de Hidalgo, Pedro Luis Noble, a la cadena Televisa.

El funcionario no pudo aclarar si entre las personas en estudio en el Hospital General de la ciudad de Pachuca se hallaban los responsables del robo.

Sin embargo, Noble dijo que sí hubo contacto "crítico y cercano" con el cabezal con cobalto-60, un material radiactivo que tiene usos médicos e industriales.

También puede usarse para fabricar las denominadas "bombas sucias", en las que se usan explosivos convencionales para dispersar radiación.

Un portavoz de la Policía Federal dijo que todavía estaban investigando si las personas en estudio tenían algún nexo con el robo del camión.

"Se están llevando a cabo las investigaciones para ver si ellos tienen alguna responsabilidad", dijo Jesús Zapata, director general adjunto de información de la Policía Federal.

Agregó que algunos efectivos federales resguardaban el hospital.

El vehículo robado salió de la fronteriza ciudad norteña de Tijuana a finales de noviembre rumbo al centro de confinamiento para este tipo de desechos en el municipio de Maquixco, también en el Estado de México.

Los conductores del camión dijeron que no se les permitió dejar inmediatamente la carga en el centro de confinamiento, por lo que decidieron dormir en una gasolinera, donde fueron asaltados. (Reporte de Luis Rojas, editado por Manuel Farías)