Panamá libera a mayoría de tripulación norcoreana en caso de contrabando armas

miércoles 27 de noviembre de 2013 13:27 CST
 

MEXICO DF, 27 nov (Reuters) - Panamá está liberando a la mayor parte de la tripulación de un barco norcoreano, que detuvo hace cuatro meses y que transportaba armas no declaradas procedentes de Cuba escondidas entre toneladas de azúcar, dijo un funcionario del Gobierno.

El director de Análisis Antiterrorista de la cancillería, Tomás Cabal, dijo que 32 de los 35 tripulantes quedarán en libertad entre miércoles y jueves con destino a La Habana en Cuba.

Los tres restantes, los de más alto rango, todavía enfrentan cargos por poner en peligro la seguridad de Panamá y por transportar armas no declaradas por el Canal de Panamá.

"Los tripulantes efectivamente ya están liberados. Ya se está haciendo la orden de liberación y se van hasta La Habana. Tengo entendido que entre hoy (miércoles) y mañana deben salir", dijo Cabal.

El barco fue detenido a mediados de julio por una fragata panameña cuando pretendía cruzar el canal. Las autoridades hallaron, además de las armas, dos aviones de combate MiG-21 y sistemas de radar de misiles escondidos entre decenas de miles de sacos de azúcar.

Luego de que las armas fueron descubiertas, Cuba dijo que estaba enviando 240 toneladas de armamento obsoleto de la era soviética para ser reparados en Corea del Norte y devueltos a la isla y que la carga era una donación de azúcar para la población norcoreana.

La liberación de la tripulación cierra un capítulo entre los tres países que provocó controversia internacional por el contrabando de armamento, que según la ONU constituyó una violación de la sanciones de Naciones Unidas contra la transferencia de armas a Pyongyang.

Funcionarios panameños dijeron que los 32 tripulantes que están dejando en libertad parecían no saber sobre la carga del buque.

Aún no está claro qué pasará con la embarcación así como con una multa de un millón de dólares que le impuso la Autoridad del Canal de Panamá. (Reporte de Lomi Kriel, escrito por Ana Isabel Martínez)