8 de diciembre de 2013 / 14:33 / en 4 años

ENFOQUE-En California, legislador desafía postura republicana sobre inmigración EEUU

Por John Whitesides

CERES, EEUU, dic 8 (Reuters) - Una gran número de votantes hispanos dispuestos a debatir asuntos de inmigración en Estados Unidos normalmente representaría un riesgo para la mayoría de los legisladores republicanos.

Sin embargo, cuando el representante republicano Jeff Denham entró en octubre a una reunión con cientos de sus electores latinos en una iglesia en el Valle Central de California fue recibido con aplausos, elogios y un cartel escrito a mano en el que se leía “gracias”.

Denham, de 46 años, es una rareza en la Cámara de Representantes estadounidense, uno de los tres legisladores republicanos que apoyan un proyecto de ley impulsado por los demócratas y que daría a millones de indocumentados una vía legal para obtener la ciudadanía.

Por el momento, el legislador es una voz en el desierto dentro del Partido Republicano a nivel nacional.

Pero en California está más cerca de las opiniones mayoritarias y representa una alternativa para su partido, que comienza por enfrentarse al rostro humano de los indocumentados y va aceptando el argumento de que la inmigración puede impulsar la economía.

Denham, quien contó que aprendió español para cortejar a su esposa Sonia, hija de inmigrantes mexicanos, recordó cómo vio a su suegro luchar contra el sistema de inmigración en Estados Unidos y señaló que continuaría ejerciendo presión sobre el tema entre sus colegas en el Congreso.

“Hay algunos republicanos que han dicho algunas cosas escandalosas” sobre los inmigrantes indocumentados, señaló Denham, tras reunirse con la multitud en Ceres, una ciudad de 45.000 personas.

“Mi trabajo consiste en asegurarse de que todo el partido no esté estigmatizado de esa manera”, agregó.

La inmigración, un tema que ganó urgencia política para ambos partidos luego de que los comicios del año pasado revelaran la potencia de la creciente población hispana de la nación, ha perdido ímpetu en Washington, eclipsado por los debates sobre el gasto federal y la renovación del sistema de salud del presidente demócrata Barack Obama.

Pero en California, donde vive cerca de un tercio de los aproximadamente 53 millones de hispanos del país, los pedidos de modernizar las leyes para lidiar con la situación de los 12 millones de inmigrantes indocumentados en todo el país han conservado un lugar protagónico.

Y Obama ha dicho que quiere tomar medidas sobre el tema.

UNA NECESIDAD POLITICA

Para Denham, cuyo distrito es un 40 por ciento hispano, ser un impulsor de la reforma migratoria es una necesidad política, pese a que ha despertado algunas críticas de grupos conservadores que suelen apoyar a su partido.

Para otros republicanos de California, podría ser un avance para un partido que sufre las consecuencias de una creciente población hispana y una reacción negativa contra las leyes de la inmigración de mediados de 1990 que luego fueron eliminadas.

Los demócratas tienen ahora todos los mayores cargos del estado en California y mayorías significativas en la legislatura estatal y en la delegación en el Congreso.

Muchos republicanos de California consideran que su experiencia es una advertencia para el partido en estados como Nevada, Colorado, Arizona y Texas.

“Los republicanos en el ámbito nacional y en otros estados tienen que mirar lo que ha sucedido en California, porque esos datos demográficos afectarán a todo el país”, dijo Rubén Barrales, presidente de Grow Elect, un grupo de California que recluta a latinos republicanos para postular a cargos públicos.

El comité, uno de varios esfuerzos republicanos en California para construir lazos con la comunidad hispana, ayudó a que cerca de 50 latinos republicanos ganaran puestos locales en el estado. Barrales espera llegar a una cifra de tres dígitos el próximo año.

“Teniendo en cuenta los datos demográficos, no hay manera de que los republicanos consigan transformarse en un partido de Gobierno sin ganarse a los latinos”, dijo Barrales, un ex asesor presidencial en el gobierno del republicano George W. Bush.

“Tenemos que cambiar la cara del Partido Republicano para que sea un reflejo de la situación demográfica del estado”, aseveró.

A nivel nacional, la participación republicana del voto hispano en las elecciones presidenciales ha disminuido desde un 44 por ciento en épocas de Bush en el 2004 hasta un 27 por ciento con Mitt Romney en el 2012: la cuota más baja para el partido desde 1996.

Al mismo tiempo, la proporción de latinos en el voto nacional aumentó de un 8 a un 10 por ciento y sigue creciendo.

PROPOSICION 187

En California, el apoyo latino para los demócratas se incrementó tras la aprobación en 1994 de una medida respaldada por los republicanos, la proposición 187, que fue diseñada para bloquear los beneficios estatales a los inmigrantes que no tienen estatus legal.

Antes de 1992, los republicanos habían ganado en California durante nueve de 10 elecciones presidenciales.

Desde ese año, perdieron California en los seis comicios y el estado se ha convertido en uno de los distritos más confiables para los demócratas.

Los republicanos del estado tomaron un camino más moderado recientemente, dándole un apoyo sustancial a una norma aprobada por la legislatura de California y firmada por el gobernador demócrata Jerry Brown que permite que los inmigrantes indocumentados puedan acceder a licencias de conducir.

Los líderes nacionales republicanos reconocen la amenaza demográfica para el partido y promocionan una reforma migratoria como el primer paso para recuperar terreno entre los latinos.

Pero el esfuerzo se ha topado con un obstáculo en la Cámara de Representantes, donde es rehén de las divisiones dentro del Partido Republicano.

PROYECTO DE LEY

Muchos republicanos conservadores se oponen a un proyecto de ley aprobado por el Senado, liderado por los demócratas, que daría a los trabajadores indocumentados la esperanza de convertirse en ciudadanos estadounidenses.

Estos republicanos ven el proyecto de ley como una medida de “amnistía” que premiaría a quienes violaron la ley, permitiéndole ocupar puestos de quienes actualmente son ciudadanos y presionando los salarios de la clase obrera.

Algunos republicanos de la Cámara también temen un posible desafío del movimiento conservador Tea Party.

Denham contrarresta esas preocupaciones con el argumento de que el proyecto de ley demócrata daría un impulso de 1 billón de dólares a la economía de Estados Unidos al sumar millones de nuevos contribuyentes al sistema. También señaló que se instauraría un proceso de 13 años para obtener la ciudadanía.

“Es mucho tiempo”, indicó. “Es una cuestión de justicia”, agregó.

En Ceres, Denham indicó que desde que se convirtió en el primer republicano que apoya una versión del proyecto de ley presentado por los demócratas de la Cámara, otros dos republicanos, el californiano David Valadao -cuyo distrito tiene un 70 por ciento de votantes hispanos- e Ileana Ros-Lehtinen de Florida se han sumado a este respaldo.

Algunos de los que escucharon el tono de Denham se mostraron cautelosos con respecto al compromiso del Partido Republicano con los hispanos, quienes juegan un rol muy importante en la economía agrícola del Valle Central.

“El apoyo a la reforma migratoria es un gran primer paso, pero necesita un poco más que eso”, dijo Víctor Orosco, un mecánico de la cercana Riverbank, donde Denham asistió a una misa en español en una iglesia católica.

Orosco cuestionó que Denham y otros republicanos que ahora respaldan la reforma a la inmigración estén cambiando su posición por motivos políticos.

“Ahora que ven gente pasándose a otro equipo, ahora nos quieren dar apoyo”, agregó.

Brenda Noriega de Fresno, una organizadora comunitaria del grupo activista Faith in Community, dijo que después de la reunión de Ceres aún había entre los hispanos una gran desconfianza ante los republicanos.

“Vamos a votar a favor de las personas que nos apoyan”, dijo Noriega, dejando claro que los republicanos conservadores no estaban en ese grupo.

“En la comunidad latina, conocemos el Tea Party”, dijo con desdén. “Sabemos dónde se ubican”. (Editado en español por Juana Casas y Marion Giraldo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below