Autoridades rescatan a 61 migrantes secuestrados en norte de México

viernes 8 de noviembre de 2013 15:23 CST
 

MEXICO DF, 8 nov (Reuters) - La policía mexicana rescató a 61 migrantes indocumentados, la mayoría centroamericanos, que en medio de su intento por llegar a Estados Unidos fueron secuestrados por criminales en el norte de México, dijo el viernes el Gobierno.

Los migrantes, entre ellos nueve menores de edad, habrían permanecido secuestrados al menos una semana en tres viviendas y un hotel de Reynosa, municipio del norteño estado mexicano de Tamaulipas, muy cerca de la frontera con Estados Unidos.

El rescate se llevó a cabo el jueves en varios operativos desplegados por la Policía Federal, que logró detener a cuatro presuntos secuestradores.

"Las víctimas manifestaron ser de las siguientes nacionalidades: 27 hondureños, 20 salvadoreños, tres guatemaltecos, tres nicaragüense, un estadounidense y siete connacionales", dijo en conferencia de prensa el vocero del gabinete de Seguridad, Eduardo Sánchez.

Muchas de las víctimas dijeron que fueron retenidas en diversas acciones y lugares de la franja fronteriza cuando pretendían cruzar a Estados Unidos.

Tamaulipas ha vivido épocas de intensa violencia por las guerras desatadas por grupos delictivos como los sanguinarios Zetas y el cártel de El Golfo, dedicados a cometer diversos delitos, además de traficar con droga.

El secuestro y asesinato de migrantes ha crecido sostenidamente en el país, especialmente en el territorio de Tamaulipas, donde en el 2010 un total de 72 migrantes fueron asesinados por Los Zetas.

Apenas hace unos días, el Gobierno decidió reforzar la seguridad en ese estado, a partir de una solicitud de los gobiernos municipales y estatales ante un incremento de la violencia tras el asesinato de 13 personas en dos episodios separados.

Cerca de 80,000 personas han muerto desde que el ex presidente Felipe Calderón lanzó a finales del 2006 una campaña frontal contra los cárteles de la droga, lo que provocó con el paso de los años que estas organizaciones diversificaran sus actividades a extorsiones, secuestros y tráfico de personas.

Con la llegada del presidente Enrique Peña Nieto, hace casi un año, bajaron levemente los homicidios, pero la violencia persiste sin que haya cambios notorios a la estrategia de seguridad, según analistas. (Reporte de Lizbeth Díaz, editado por Ana Isabel Martínez)