Tormentas en México no afectarán meta de déficit en 2013 y 2014: Hacienda

sábado 28 de septiembre de 2013 14:11 CDT
 

MEXICO DF, 28 sep (Reuters) - México dijo el sábado que las tormentas que han golpeado gran parte del país, matando a 147 personas, no afectarán las metas de déficit público previstas para este año y el 2014, al tiempo que confirmó su estimación sobre el impacto en el Producto Interno Bruto (PIB) y la inflación.

Las tormentas Ingrid y Manuel azotaron al país a mediados de mes y habrían generado daños por más de 75,000 millones de pesos (unos 5,705 millones de dólares), según cálculos oficiales y de aseguradoras.

A través de un comunicado, la Secretaría de Hacienda dijo que los costos de reconstrucción se atenderán con recursos disponibles y mediante la reorientación de algunos rubros de gasto, "sin que se afecte de manera alguna el balance público propuesto para este año, así como el contemplado para el siguiente año en el Paquete Económico 2014".

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, afirmó la semana pasada que el presupuesto nacional del 2014, que se discute en el Congreso, debería ajustarse para dirigir más fondos a los trabajos de reconstrucción.

La propuesta presupuestaria, enviada al Congreso a inicios de septiembre, contempla una ampliación del déficit para este año a un 0.4 por ciento del PIB desde un propuesta previa del 0 por ciento, y uno del 1.5 por ciento para el 2014, descontando la inversión de la petrolera estatal Pemex.

El viernes, el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, adelantó en una entrevista radial que el Gobierno mexicano está proyectando un impacto negativo preliminar por los daños del 0.1 punto porcentual en el crecimiento del PIB, así como un aumento "acotado y temporal" no mayor al 0.15 por ciento en la inflación.

Ambas estimaciones fueron confirmadas en el comunicado de Hacienda del sábado.

En agosto, el Gobierno mexicano redujo por segunda vez en el año su pronóstico de crecimiento económico para el 2013 a un 1.8 por ciento, desde un 3.1 por ciento, después de que el PIB se contrajo en el segundo trimestre por primera vez en cuatro años.

El martes, el jefe del banco central, Agustín Carstens, observó que la desaceleración es temporal y que México debería regresar a tasas de crecimiento del 3 por ciento a comienzos del 2014.

La economía local se encuentra en fase de desaceleración debido al rezago en la ejecución del gasto público, que está impactando al sector de la construcción, y a la menor demanda de bienes desde Estados Unidos.

(1 dólar = 13.1450 pesos mexicanos) (Reporte de Jean Luis Arce)