Bolsa de Brasil anota tercer alza seguida; se dirige a su peor semestre desde 2008

jueves 27 de junio de 2013 16:35 CDT
 

Por Danielle Assalve

SÃO PAULO, 27 jun (Reuters) - La bolsa de Brasil cerró el jueves al alza por tercer día consecutivo, ayudada por un mejor escenario externo, pero sigue camino a registrar su peor semestre desde el punto culminante de la crisis financiera del 2008.

El Bovespa subió un 0,84 por ciento en la sesión, a 47.568 puntos, según datos preliminares. El volumen de operaciones de la jornada fue de 5.950 millones de reales.

Los mercados hallaron espacio para la recuperación en los últimos días, luego de que datos de la economía estadounidense y las declaraciones de las autoridades monetarias aliviaron los temores sobre una inminente retirada de los estímulos para la recuperación económica global.

En las tres últimas sesiones, el índice Bovespa sumó un alza de un 3,5 por ciento, pero pese a ello acumula una pérdida del 11,1 por ciento en junio y 21,96 por ciento en el año, considerando las cifras preliminares de cierre, cuando falta apenas una sesión para el fin del semestre.

Este debe ser el peor desplome semestral desde la segunda mitad de 2008, cuando el índice se hundió un 42,25 por ciento, a causa de los efectos de la crisis financiera global.

"No llegamos necesariamente al fondo del pozo", dijo el gerente de renta variable de H.Commcor Corrretora, Ariovaldo Santos, en São Paulo.

El rendimiento del índice Bovespa este año se ha destacado por ser el peor entre los principales mercados bursátiles mundiales, con los inversores citando preocupaciones persistentes acerca de las perspectivas de la economía brasileña.

En su informe trimestral de inflación publicado más temprano el jueves, el banco central indicó que considera que la economía crecerá menos en 2013 y empeoró sus escenarios de inflación para este año y el próximo, citando también los riesgos que presenta un dólar más alto.

El real cerró con una caída frente al dólar, rompiendo una racha de cuatro sesiones al alza, debido a que importadores e inversores aprovecharon la reciente depreciación de la divisa estadounidense, que se extendió durante buena parte del día, para comprar dólares a precios más bajos.

El real bajó un 0,30 por ciento, a 2,1959 unidades por dólares, luego de que tocó un máximo de 2,1760 durante el día. Según datos de BM&F, los volúmenes negociados alcanzaron en torno a los 2.500 millones de dólares. (Reporte adicional de Asher Levine; Traducido por Nadia López; Editado en Español por Ricardo Figueroa)