Juez EEUU falla contra alguacil de Arizona en caso de perfiles raciales

viernes 24 de mayo de 2013 20:35 CDT
 

Por Tim Gaynor y David Schwartz

PHOENIX, 24 mayo (Reuters) - El alguacil de Arizona Joe Arpaio violó los derechos constitucionales de los conductores latinos en su persecución contra inmigrantes ilegales, determinó el viernes un juez federal y le ordenó dejar de utilizar el origen racial como un factor en sus decisiones para aplicar las leyes.

El fallo contra el alguacil del Condado de Maricopa se da en respuesta a una demanda colectiva presentada por los conductores hispanos que pone a prueba el si la policía puede perseguir a los inmigrantes ilegales sin realizar perfiles raciales de ciudadanos estadounidenses y residentes legales del país de origen hispano.

El juez de la corte de distrito Murray Snow determinó que las políticas del alguacil violaron los derechos constitucionales de los conductores y ordenó a la oficina de Arpaio que deje de utilizar el origen racial como fundamento para detener o recluir a los ocupantes de vehículos, algunos en operativos llamados "patrullajes de saturación".

"El enorme peso de la evidencia es que todos los tipos de patrullajes de saturación en discusión en este caso incorporaron a la raza como una consideración de sus operaciones", dijo Snow en un fallo escrito.

Agregó que la raza pesó a la hora de decidir qué vehículos detenía la policía, y a la hora de decidir a quiénes investigaban por violaciones a la ley de inmigración.

La demanda sostenía que Arpaio, quien se define a sí mismo como el "alguacil más duro de Estados Unidos", y sus agentes violaron los derechos constitucionales de ciudadanos estadounidenses y residentes legales por igual en su fervor por perseguir a las personas que creían que estaban en el país de forma ilegal.

El fallo se conoce días después de que un panel del Senado de Estados Unidos aprobó un histórico proyecto de ley de reforma al sistema de inmigración que daría lugar a los mayores cambios en la política del país en una generación si es aprobado por el Congreso.

El proyecto de ley ofrecería a unos 11 millones de inmigrantes ilegales un camino de 13 años hacia la regularización de su situación, a la vez que fortalecería la seguridad en la frontera suroeste con México.

Arpaio rehusó comentar el fallo. Un portavoz del alguacil refirió las solicitudes de comentarios al fiscal Tim Casey, quien dijo que estaba leyendo el fallo y no tenía nada que acotar inmediatamente. (Reporte de Tim Gaynor y David Schwartz; Editado en Español por Ricardo Figueroa)