15 de abril de 2013 / 9:24 / hace 4 años

Estrecha victoria del heredero de Chávez aviva polarización en Venezuela

* Maduro se impone por 1,5 pct sobre su rival, menos de 240.000 votos

* Opositor Capriles no reconocerá derrota hasta recuento total

* Resultado recorta margen maniobra para profundizar modelo socialista

Por Pablo Garibian y Enrique Andres Pretel

CARACAS, 15 abr (Reuters) - Nicolás Maduro, el heredero político de Hugo Chávez, ganó el domingo la presidencia de Venezuela por una ventaja sorprendentemente estrecha, que la oposición no reconoció, avivando las tensiones políticas en el dividido país petrolero.

Maduro, un ex chofer de autobús que ascendió a la cumbre del chavismo a fuerza de lealtad, logró el 50,66 por ciento de los votos, frente al 49,07 por ciento del candidato opositor Henrique Capriles, para tomar la posta del Gobierno hasta el 2019 con un espinoso horizonte político y económico.

La autoridad electoral dijo que la victoria presidencial más cerrada en casi medio siglo es "irreversible", pese a que el comando de campaña opositor aseguró que las más de 3.000 irregularidades registradas en la jornada electoral sumadas al voto en el exterior arrojarían unas cifras diferentes.

"Yo gané, gané por casi 300.000 votos", dijo Maduro ante miles de seguidores frente al Palacio de Miraflores. "Sabremos qué hacer si alguien levanta su insolente voz contra el pueblo", agregó en tono desafiante, asegurando que sus adversarios buscan desestabilizar a la "revolución socialista".

Capriles aseguró que desconocerá la situación hasta que se haga un recuento "voto a voto", pero por el momento no llamó a sus seguidores a protestar a las calles.

"Ese resultado no refleja la realidad", dijo el gobernador de 40 años. "Es un sistema que se está derrumbando, parece un castillo de arena, que lo tocan y se cae", agregó.

El resultado desafió todas las encuestas, que apuntaban a una clara victoria oficialista, y pone en vilo a la nación con mayores reservas mundiales de crudo, donde la polarización se agudizó tras una feroz contienda con las emociones a flor de piel tras la muerte de Chávez por un cáncer.

El nuevo líder del chavismo ganó por 230.000 sufragios, una sombra de los más de 1,5 millones de votos de diferencia con los que Chávez derrotó a Capriles en los comicios presidenciales de hace seis meses para un cuarto mandato que nunca puso asumir.

Tras el anuncio de los resultados, el chavismo festejó con bailes y cohetes, mientras la oposición golpeó cacerolas y clamó "fraude", en el tenso final de una fugaz campaña donde reinaron los insultos personales sobre las propuestas concretas.

"Capriles debe quejarse ante el mundo. Hay que revisar caja por caja", dijo Fernando Cabrera, un albañil de 48 años que votó por el aspirante opositor, quien supo motivar a su base tras las derrotas de las presidenciales y las regionales del año pasado.

En el chavismo, la victoria fue agridulce. El enorme impulso emocional desatado por la desaparición del "Comandante" y la promesa de Maduro de seguir con fervor religioso el plan de su mentor fueron insuficientes para revalidar un amplio triunfo.

"Por un lado estamos felices, pero el resultado no es exactamente lo que se esperaba", dijo Gregory Belfort, técnico de computadoras de 32 años, en medio de una aguada fiesta de celebración en el centro de Caracas.

MOMENTO DIFÍCIL

La mínima victoria de Maduro agranda los enormes retos económicos que enfrenta en el corto plazo, con unas finanzas públicas presionadas, una creciente inflación y un severo desabastecimiento de productos básicos.

El nuevo líder del chavismo salió debilitado, con la posibilidad de presiones rivales dentro de sus propias filas, una heterogénea amalgama de socialistas radicales, políticos pragmáticos, militares conservadores y empresarios oportunistas unidos por el liderazgo indiscutible de Chávez.

Mientras su campaña se erigió completamente sobre la divinificación de Chávez, cuya combativa retórica y desenfado estilo trató de imitar con poco éxito, los venezolanos le pasaron factura al Gobierno por el auge de la criminalidad, las fallas en los servicios públicos y la corrupción.

Sin el carisma, la florida oratoria y la llegada a la gente de su antecesor, Maduro promete ser el garante de los enormes planes sociales de alimentos subsidiados, salud primaria y viviendas que Chávez financió con la ingente renta petrolera.

Por lo pronto, su triunfo hizo respirar tranquilos a aliados como Cuba, Bolivia o Nicaragua, cuyas economías dependen de los pactos petroleros que les otorga crudo a precios preferenciales.

Pero todavía queda por ver cómo enfrentará las crecientes distorsiones económicas que generaron los controles del Estado en materia cambiaria y de precios, que están asfixiando al sector privado y presionando peligrosamente la economía.

"Este es el momento más delicado en la historia del chavismo desde 2002", dijo Javier Corrales, analista de Venezuela en el Amherst College de Estados Unidos, refiriéndose al breve golpe de Estado contra Chávez de hace exactamente 11 años.

"La oposición podría no aceptar fácilmente estos resultados y Maduro tendrá difícil demostrar al alto mando chavista que todavía puede ser un buen líder", concluyó el analista. (Reporte adicional de redacción Caracas)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below