PERFIL-Maduro, el hombre que se aferró a la sombra de Chávez para gobernar Venezuela

lunes 15 de abril de 2013 01:19 CDT
 

Por Mario Naranjo

CARACAS, 15 abr (Reuters) - Al pie de la tumba de Hugo Chávez, Nicolás Maduro hizo una promesa a su mentor político: regresar el 15 de abril en calidad de presidente electo de Venezuela. Y cumplió con su palabra, aunque fue más difícil de lo que esperaba.

El delfín del fallecido líder, que fue elegido para continuar con su "revolución socialista", ganó el domingo la elección presidencial con un 50,66 por ciento de los votos, una diferencia de 1,6 puntos porcentuales frente al opositor Henrique Capriles.

Maduro, de 50 años, le dedicó la victoria a Chávez y dijo no tener miedo al reconteo de votos que exige la oposición.

"El me dejó con un testamento y me dijo qué hacer (...) Misión cumplida comandante Chávez, el pueblo cumplió su juramento", afirmó frente a cientos de seguidores a los pies del "balcón del pueblo" en el palacio de Miraflores, desde donde su mentor daba sus discursos de triunfo.

Maduro, con una carrera política que nació, se desarrolló y llegó a su clímax bajo el brazo protector de Chávez, condensa el sueño socialista del muchacho pobre que llega a la cumbre.

Con un título de secundaria bajo el brazo, comenzó a manejar buses del sistema del Metro de Caracas y se convirtió en sindicalista, militante y legislador.

A fuerza de una lealtad a prueba de balas, durante los 14 años de Gobierno de Chávez se abrió camino hasta ser nombrado canciller y luego vicepresidente. Pero no posee el carisma, talento oratorio, ni la llegada a la gente del popular militar retirado.

Pidió apoyo del pueblo para "hacer los cambios que hacen falta para que la revolución viva un proceso de renovación, de refrescamiento, de reimpulso".   Continuación...