Capturan en México a ex alcalde y a su hijo por facilitar secuestro

miércoles 3 de abril de 2013 13:33 CST
 

MEXICO DF, 3 abr (Reuters) - Autoridades del occidental estado de Jalisco dijeron el miércoles que detuvieron a un alcalde del poblado de Villa Corona, vecino de la capital del estado, y a su hijo por supuestamente haber colaborado en la entrega de dos personas a secuestradores, quienes posteriormente los asesinaron.

La fiscalía de Jalisco dijo que detuvo a José de Jesús Ortiz, alcalde de Villa Corona, y a su hijo Leonardo Ortiz, el martes, más de un año después de presuntamente haber facilitado que dos personas que habían escapado de sus plagiarios y buscado ayuda de la policía quedaran nuevamente en manos de los delincuentes.

Según las autoridades, ambos detenidos permitieron que un comando armado se llevara a las víctimas que permanecían en la comandancia de Villa Corona, donde esperaban ser auxiliados por la policía.

"Las dos víctimas inicialmente fueron privadas de su libertad por un grupo de la delincuencia organizada (pero) lograron escapar. Pidieron auxilio y se presentaron elementos de la policía llevándolos a las instalaciones de la corporación pero luego los entregaron (los policías) a la organización delictiva", dijo la fiscalía estatal.

También señaló que un ex policía detenido el año pasado junto con otras seis personas declaró que recibió órdenes del ex alcalde para entregar a las víctimas a sus asesinos.

Los cuerpos de los plagiados fueron encontrados a finales de febrero de 2012 en una zona aledaña al famoso Lago de Chapala, también cercano a la capital Guadalajara, dentro de una fosa clandestina donde habría al menos otros 22 cadáveres en estado de putrefacción.

Jalisco ha vivido cruentos enfrentamientos entre grupos rivales del narcotráfico como "Jalisco Nueva Generación", el "Cártel de Sinaloa" y "Los Zetas", además de bloqueos de carreteras por parte del crimen organizado.

El fin de semana un comando armado atacó dos bares en Guadalajara dejando siete muertos y 29 heridos.

La guerra contra el narcotráfico dejó en el Gobierno pasado más de 70,000 muertos y unas 26,000 personas desaparecidas en medio de cruentos enfrentamientos entre bandas rivales de narcotraficantes y despliegues de cientos de miles de militares para combatirlos.

El nuevo presidente mexicano, Enrique Peña, quien asumió en diciembre, ha prometido reducir en un año los niveles de violencia en el país generados por el narcotráfico y otros delitos como el secuestro, extorsión y tráfico de personas. (Reporte de Lizbeth Diaz; Editado por Adriana Barrera)