Troika de poder chavista cierra filas para gobernar Venezuela

martes 15 de enero de 2013 10:00 CST
 

Por Mario Naranjo

CARACAS, 15 ene (Reuters) - La cúpula del chavismo venezolano nunca fue ajena a las intrigas y a los desafíos de poder, pero la inesperada ausencia de su líder empujó a sus principales espadas a tejer una alianza de Gobierno que sorprendió a propios y extraños en un país que durante un mes no ha visto ni escuchado a su presidente.

Hugo Chávez está internado en Cuba en un postoperatorio lleno de complicaciones luego de una delicada cirugía por el cáncer que padece, lo que dejó un enorme vacío en la vida política de la nación petrolera acostumbrada a su presencia constante desde hace 14 años.

Su heredero político y vicepresidente, Nicolás Maduro; el jefe de la Asamblea, referente del ala militar y del partido oficialista, Diosdado Cabello; y el presidente de la gigantesca petrolera PDVSA, Rafael Ramírez, llevan un mes tomando decisiones conjuntas y desmienten a diario que haya peleas.

En diciembre, dos meses después de ser reelecto, Chávez dejó a Maduro al mando y pidió a los venezolanos votar por el vicepresidente si se viese forzado a dejar el poder. Después, partió a La Habana para su cuarta operación en 18 meses.

Su falta dejó al desnudo una situación que siempre estuvo a la sombra del líder socialista: el chavismo es una fuerza con extremos tan lejanos que sólo su creador puede sostener en equilibrio.

Apurada por las circunstancias, la troika Maduro-Ramírez-Cabello dejó de lado sus diferencias para mostrarse unida públicamente frente a una oposición que, pese a los ataques del Gobierno, se ha mantenido calma.

"Estamos jugando cuadro cerrado", dijo a Reuters uno de los integrantes del trío, en referencia a una estrategia del béisbol en la que un equipo adopta una posición defensiva para evitar que el contrario anote.

Pero aún no es claro cómo se están tomando las decisiones.   Continuación...